Análisis feminista de las políticas de internet

Cambiando nuestra visión de las TIC

Twitter

 

Género, sexualidad e internet

Publicado

¿Hemos dominado internet o nos dominó a nosotras?; ¿Estamos usando o siendo usadas por internet?; ¿Cómo podemos resistir la mercantilización globalizada de internet y defenderla como abierta, difusa, descentralizada y subversiva?; ¿Se está borrando la línea que separa nuestras vidas en línea y fuera de ella? ¿Esto es empoderador o amenazante? Muchas preguntas fascinantes que no buscan una respuesta definitiva ni absoluta, pero sí ser debatidas en un marco de respeto de los derechos de las mujeres y sexuales, en línea y fuera de línea.

En el pasado mes de abril, Malasia fue el escenario donde académicas, activistas feministas y queer, y especialistas en políticas y derechos en internet de diversas organizaciones y redes provenientes de diferentes países reflexionaron y analizaron temas controvertidos sobre género, sexualidad e internet. La mayoría de los materiales destacados en esta edición de GenderIT.org se basan en esos debates y van más allá. Con orgullo presentamos los Principios feministas para internet en constante construcción delineados con la colaboración de muchas activistas, y los primeros resultados de la investigación que forma parte del proyecto “Basta de violencia: derechos de las mujeres y seguridad en línea” destacados en la sección de recursos. Esperamos que los artículos y recursos ofrecidos disparen su curiosidad y expandan sus interrogantes en torno al género, la sexualidad y los entornos en línea.

Más artículos sobre la Reunión global sobre género, sexualidad e internet (en inglés)

editorial

Ya no serás una extraña, internet

Nadine Moawad on Mié 20 Ago 2014 - 14:00
Nadine es la coordinadora del proyecto EROTICS. Activista, bloguera, organizadora, techie, profesora de escuela secundaria, feminista, izquierdista, secularista, trabaja en género y sexualidad, vive en el Líbano y tuitea desde @nmoawad.

Apuesto mi internet a que una de tus primeras experiencias con lo social digital tuvo algo que ver con sexo. ¿Desnudos no solicitados en tu bandeja de entrada? ¿Cientos de canales IRC relacionados con sexo que aparecían mientras buscabas la sala de chat de la radio local? ¿Pop-ups que saltaban fuera de control en Internet Explorer? ¿O quizás lo buscaste adrede en Lycos? ¿O armaste un sitio en geocities con gifs y música en midi music y un fondo centelleante en el que (apenas visible) escribiste algo sobre sexo? ¿O tal vez eras tú la que te conectabas al canal de IRC #0!!!!!!!!girls_love_sex en Dalnet allá cuando los hashtags eran salas y no palabras clave? Podemos recordar un tiempo en que conectarse a internet era un remolino de aventuras, acompañadas por esos tonos de discado y facturas telefónicas caras. En las salas de chat y los entornos sociales electrónicos simulados te podrías conectar como cualquiera – o cualquier cosa – diferente cada vez. Durante años, la palabra principal que acudía a la mente cuando pensábamos en aquellas primeras experiencias sociales digitales era “extrañas”.