Análisis feminista de las políticas de internet

Cambiando nuestra visión de las TIC

Líbano y Estados Unidos: ¿Cuál es el límite para el sexo por internet?

Mavic Cabrera-Balleza
Mavic Cabrera-Balleza on 23 Junio, 2011 - 01:39
0 comentarios | 1358 lecturas
Mavic Cabrera-Balleza es la coordinadora internacional de The Global Network of Women Peacebuilders. Desde 2006, Mavic es miembro del equipo de escritoras/es de GenderIT.org.
GenderIT.org
Share this

Mavic Cabrera-Balleza (MCB): Hola Nadine, Melissa y Kevicha, gracias por aceptar la invitación de GenderIT.org a tener esta conversación. Leí los resultados de su investigación EROTICS sobre sexualidad e internet y me interesaron mucho varias de las cuestiones que plantearon. Me gustaría ahondar un poco más en algunas de ellas. Para empezar, ¿podrían contarle algo sobre ustedes a nuestros/as lectores/as?

Nadine Moawad (NM): Soy una organizadora comunitaria de Líbano. Me dedico al activismo digital desde hace ya 15 años para que internet sea más accesible y asequible en Líbano. Últimamente, he estado escribiendo en blogs y utilizando twitter como parte de mi compromiso con el periodismo ciudadano.

Melissa Hope Ditmore (MHD): Soy una investigadora de Nueva York y la mayoría de las cosas que escribo tienen que ver con el impacto que tienen las políticas y las leyes sobre las personas. Ya había trabajado en temas relativos al sexo pero no específicamente en relación a las nuevas tecnologías.

Kevicha Echols (KE): Soy postulante a un doctorado en el Programa de Sexualidad Humana de la Universidad de Widener. Trabajo con jóvenes y sexualidad desde hace años pero últimamente me dediqué a estudiar la dimensión tecnológica de estas cuestiones.

MCB: Nadine, tu estudio analiza el desarrollo paralelo de internet y el movimiento queer en Líbano. ¿Podrías describir dicho movimiento para nuestros/as lectores/as? ¿Cómo surgió? ¿Cuáles son las cuestiones que plantea?

NM: El movimiento queer de Líbano existe desde hace alrededor de una década. Se desarrolló en torno de las identidades personales, el sufrimiento y los desafíos que debían enfrentar las personas queer en su familia y su sociedad. Los valores libaneses son estrictamente heteronormativos. Las personas deben comportarse según lo establecido en sus roles sexuales y de género.

El movimiento queer lucha por hacerse lugar en un ambiente extremadamente homofóbico. Se dedica a sensibilizar a la sociedad sobre estos problemas y la necesidad de aceptación. El artículo 534 de la Constitución libanesa sostiene que ser lesbiana, gay, bisexual, transexual o queer constituyen actos sexuales contranatura. También opera como ley contra la sodomía. Según dicho artículo, alcanza con una sospecha para ordenar un arresto. La misma ley se encuentra en muchos países que fueron colonias francesas o británicas. El movimiento queer trabaja contra esa legislación.

MCB: ¿Cómo usan internet para defender los derechos de las personas lesbianas, gays, bisexuales, transexuales y queer?

NM: Antes de que existiera internet, el movimiento queer se dedicaba sobre todo a informar para crear conciencia sobre los problemas que enfrentan los individuos queer. Con el desarrollo de internet, no solo hay más herramientas para mantener a la comunidad LGBT actualizada sino que también hay herramientas para organizarse y movilizarse.

Cargamos videos en YouTube, realizamos campañas en línea, escribimos en twitter y en blogs – hacemos el mejor y mayor uso posible de las redes sociales. Internet se ha convertido en el principal medio de todas estas cosas – concientización, intercambio de información, organización, movilización y activismo nacional, regional y global. Como resultado están cambiando cada vez más las actitudes frente a la diversidad y ante muchas de las cuestiones que plantea la comunidad de LGBT.

MCB: Melissa y Kevicha, la percepción común sobre el uso de internet en Estados Unidos es la de que no existen límites en cuanto a lo que se puede cargar o descargar, una ausencia total de restricciones. ¿Qué pueden decir sobre esta percepción?

MHD: La gente suele sorprenderse al enterarse de que la información está restringida por ley, para impedir que los/las menores de edad tengan acceso a contenidos “dañinos”. La interpretación clásica de dañino es lo referido al sexo. Pero limitar la información sexual justo a las personas que se encuentran en un momento de su vida en que la experimentación sexual es biologica y sociológicamente normal es peligroso.

KE: Si bien los/as jóvenes suelen conseguir información sobre sexualidad entre sus amigos, amigas y familiares, internet brinda la posibilidad de confirmar lo que buscaban. Como educadora sexual he visto que los chicos y chicas utilizan la tecnología para entretenerse, para aprender y para pasar el tiempo. 

Los/as jóvenes tienen mucho más tiempo para navegar en internet y cuando les incomoda o les avergüenza hacer preguntas personales, internet les ofrece un espacio seguro donde pueden ser anónimos y áreas de comunidad donde pueden encontrar respuestas a preguntas comunes sobre el desarrollo sexual y las sensaciones sexuales.

MCB: En su investigación, ustedes dicen que las leyes pensadas para proteger a los/as jóvenes de acosadores adultos (por ejemplo, las leyes contra la pornografía infantil) se pueden usar – y se usan - para castigar a los/as jóvenes por actos que en realidad se podrían encaminar mejor si hubiera una mayor y mejor protección de la privacidad. ¿Podrían explicar un poco más y brindar algún ejemplo de cómo se puede proteger mejor la privacidad de chicos y chicas?

KE: La gente joven suele vivir en el presente y no darse cuenta de cómo puede afectar el futuro su conducta actual. Las escasas acusaciones de pornografía infantil realizadas contra jóvenes dispararon iniciativas de educación pública a cargo de jóvenes que le enseñan a sus pares las consecuencias de compartir información e imágenes sexuales por internet o por telefonía móvil con conexión de internet.  

MHD: Ha habido casos de jóvenes que tomaron y enviaron fotos de sí mismos/as sin ropa o sin parte de la ropa y fueron acusados de hacer pornografía. Ellos/as pierden el control de esas fotos al enviarlas a otras personas y otros/as que intercambiaron dichas imágenes fueron acusados/as de perpetrar pornografía infantil.

Estos delitos implican duros castigos y en algunos lugares, incluso, pueden implicar el quedar registrado/a como delincuente sexual, lo que incide sobre el lugar donde puede vivir una persona y los sitios a los que puede ir. Los delincuentes sexuales registrados que fueron hallados culpables de involucrar menores suelen verse obligados a no acercarse a nadie menor de 18 años, a veces durante 10 años y otras veces, de por vida. Esto tiene serias consecuencias en un/a adulto/a joven, quizá incluso menor de edad o en cualquiera que tenga muchos amigos cercanos en edad pero menores. Y eso sin tratar de evitar a las personas menores de 18 años.

¡Imagina que nunca pudieras ir al cine porque podrías encontrarte con un/a estudiante! E imagina tener que buscar un lugar para vivir que sea lejos de un colegio – ese es el motivo por el cual muchos acosadores sexuales y violadores se quedan sin techo al salir de la prisión. Existen pocos esfuerzos para limitar estos castigos tan severos y a largo plazo que se les imponen a los/as jóvenes, sobre todo en el caso del reenvío de fotos que pueden considerarse sexies.

KE: Otro ejemplo. Los empleadores se fijan ahora en las páginas de facebook para saber un poco más sobre el contexto de una persona o para tener alguna referencia sobre su carácter. Los/as jóvenes cuelgan fotos e incluso tienen conversaciones que pueden hacer que un empleador o empleadora juzgue conductas pasadas en lugar de las calificaciones y conocimientos que tiene el/la potencial empleado/a. Así que la educación es la clave para ayudar a los/as jóvenes a supervisar sus propias acciones, a fin de no comprometer sus vidas privadas. Antes de poder actuar para protegerse, tienen que entender cuáles son los problemas.


MCB: Nadine, las restricciones que mencionan Melissa y Kevicha te suenan familiares en cuanto a la situación de Líbano?

NM: Claro que no con el mismo alcance. La censura es muy fuerte en Líbano. Internet nos permite navegar en ese entorno restrictivo. Creemos en el poder de internet, sobre todo en una situación como la nuestra. Desde el principio de la revolución en Túnez, que luego se expandió hacia Egipto, Bahrain, Libia y Marruecos, quedó demostrado internacionalmente el poder de internet para movilizar y articular ideas difíciles. Pero sigue siendo un espacio vulnerable. El gobierno tiene la potestad de acosar a los/as blogueros/as. Tiene el poder sobre el sector privado, lo que le permite controlar la cobertura y nosotras no tenemos el poder de proteger a los/as blogueros/as contra el acoso.

MCB: Kevicha y Melissa, ustedes hablan mucho en el informe de EROTICS sobre los filtros como manera de restringir la información en línea. Además de los filtros ¿de qué otras formas se restringe la información en línea en Estados Unidos?

MHD: La mayoría de las formas de restringir el acceso están dirigidas a los/as menores, en colegios y bibliotecas. Pero existen paquetes de software que se pueden instalar para que padres y madres supervisen lo que ven sus hijos e hijas en línea. Existen algunas aplicaciones de ese tipo para los dispositivos móviles.

Pero los niños y niñas, que son hablantes nativos del lenguaje digital, , suelen ser más adeptos a esquivar los filtros que sus padres a supervisarlos. Y la mayoría de los chicos y chicas tienen más tiempo que sus padres y madres para perfeccionarse en esa área. Es una batalla perdida para quienes quieren restringir la información.

KE: Algo que hay que notar es que los filtros no resuelven ni limitan todos los tipos posibles de información que podría ser inadecuada para menores. A veces se restringe el material violento y otras cosas pero mucho menos que la información sexual. Así que parece que la información sexual tiene más prioridad para quienes desean restringir el acceso.

MHD: Sin embargo, hubo un programa escolar que fue un tremendo fracaso. El colegio implementó un sistema mediante el cual el personal podía ver a los/as estudiantes frente a sus computadoras. Utilizando este programa, se tomaron fotografías de esos/as estudiantes en sus hogares, algunas en sus dormitorios, sin su conocimiento y su consentimiento. Esta invasión a la privacidad es la otra cara de la moneda de las actividades de monitoreo o supervisión.  

MCB: Volvamos a tí, Nadine. Cito palabras tuyas del informe “Las mujeres queer utilizaron una amplia variedad de tecnologías de comunicación por internet disponibles a fin de expresar su sexualidad, contar sus historias, generar conciencia, exigir igualdad y salir a conseguir que otras mujeres se unieran a la comunidad”. ¿Podrías explicitar a qué te refieres por igualdad? ¿En qué áreas específicas exigen igualdad?

NM: Nos referimos a igualdad en el sistema jurídico y en los valores sociales, incluyendo la anulación de los estereotipos de género, el desafío a las leyes de género y la legislación sobre el estatuto personal. La igualdad de género es una inquietud básica, junto con la expresión de género y la diversidad sexual.

MCB: Si las cuestiones de gays, lesbianas, bisexuales y transgénero encontraran espacio en los medios tradicionales tales como la prensa escrita, la radio o la televisión, ¿serían tratados de manera diferente que en internet? ¿Cómo y por qué?

NM: Sin duda serían tratados de manera diferente. Los medios tradicionales tienen dos características importantes. Una es que les interesa principalmente el sensacionalismo y lo logran destacando, por ejemplo, la vida de un gay o de una persona transexual pero no desde un punto de vista sociológico.

Y la otra es que están muy preocupados con los ratings o el número de lectores/as. Es más, en Líbano, todos nuestros medios son controlados por partidos políticos que, a su vez, están bajo la égida de grupos religiosos. Los medios siempre traen a colación la perspectiva religiosa —ya sea cristiana o musulmana. Por otro lado, los grupos de gays, lesbianas, bisexuales y transgénero tienen más interés en la autorrepresentación, lo que nos permite mostrar las matices de su vida, así como la de las personas queer, en Líbano.

MCB: También dijiste que hay foros libaneses en línea sobre derechos sexuales que se están alineando con los movimientos anticensura de Túnez, Egipto, Siria y el Golfo. ¿Te parece que el movimiento queer también se va a alinear a los últimos levantamientos ocurridos en esos países? ¿Se están planteando cuestiones en esos otros contextos que ustedes consideren paralelas o relativas al movimiento queer?

NM: El movimiento queer sin duda creció en relación a la comprensión de diferentes tipos de expresiones y temas, además de haber aprendido a lidiar con cuestiones de sexismo, fascismo, sectarismo y libertad de expresión. La libertad de expresión es fundamental para el movimiento queer y no nos beneficia solo a nosotros/as. Es necesario contar con una sociedad democrática y abierta, para poder plantear inquietudes y solicitudes, eliminar censuras legales y exigir igualdad y libertad.

Esto se vincula con nuestro pedido de contar con una internet asequible y de fácil acceso. Actualmente, el acceso a internet es muy caro y muy lento en Líbano. Hemos llegado a considerar la baja velocidad de internet como una forma de censura que impide a las personas documentar y hablar sobre lo que está sucediendo en la realidad. Por ejemplo, si es difícil cargar un video en un teléfono móvil, el gobierno no tiene necesidad de censurar YouTube. Si internet sigue siendo inaccesible para un amplio porcentaje de la población, muy pocas personas tendrán acceso y seguirán confiando en la TV y en los periódicos.
 
MCB: Melissa y Kevicha, en su informe concluyen que “El acceso a la información no se encuentra necesariamente en manos de usuarios/as individuales”. Por el contrario, quienes realmente la gestionan son terceros – comités de bibliotecas, desarrolladores de software, grupos de interés y otros. ¿Ustedes sugieren anular completamente el control para que cada individuo pueda visitar el sitio que se le antoje? En otras palabras, ¿hace falta una regulación para internet o no? ¿Por qué sí y por qué no?

KE: Hmmm. Esa es una pregunta difícil. Internet plantea los mismos temas conflictivos que las leyes sobre contenidos obscenos. Lo que podría ser ofensivo e inadecuado para algunas personas, puede no serlo en todas las instancias de información delicada o sexual en internet. Sería difícil decidir qué información se debe regular o no en base a los argumentos a favor de los filtros en primer lugar.

Sin embargo, creo que los proveedores de servicios de internet no deberían establecer restricciones cuando las personas pagan por su uso personal de la red, como tantas veces ocurre. Igual que sucede con la idea de la televisión por cable, lo que se censura en la televisión local suele no censurarse en los canales pagos que ofrecen los proveedores del servicio de cable. Mucha gente cree que tendríamos que defender nuestro derecho constitucional de tener acceso irrestricto a la información pero quienes se sienten ofendidos/as por determinada información preferirían que se censure. 

MHD: Y es evidente que las restricciones no funcionan cómo se suponía, en parte porque la gente a la que apuntan suele ser la más capaz de circunvalar las medidas tomadas para limitar el acceso a internet. 

KE: ¿Cómo llegar a un feliz equilibrio que satisfaga a todas las partes? Creo que es difícil saberlo pero una cosa es segura: la censura ya existe y tenemos que tratar de garantizar el acceso a información importante.

MHD: Tal vez el énfasis debería estar puesto en el hecho de acceder a información importante, más que en el intento de abarcar a los y las jóvenes. Los chicos y las chicas siempre buscaron – y muchas veces encontraron – pornografía de sus padres, o de otros/as. Internet es el formato más nuevo que ha adquirido esa curiosidad.

MCB: Nadine, en tu informe mencionas que “Dado el entorno fuertemente homofóbico de otros países de la región (Oriente Medio y el mundo árabe), el argumento de que fue la apertura de internet lo que permitió que se fortaleciera el movimiento de gays, lesbianas, bisexuales y transgénero en Líbano jugaría a favor de las políticas de censura en otros países árabes, en lugar de influir sobre los y las responsables de tomar decisiones para que dejen de ejercer la censura”. ¿Te parece que eso ya está sucediendo? ¿Dónde y cómo se muestra en el ambiente en línea?

NM: Es muy importante entender la complejidad del contexto Libanés cuando hablamos del tema de la censura. El hecho de que la comunidad de lesbianas, gays, bisexuales y personas transgénero está aprovechando internet es algo que el gobierno no desea ver. Por lo tanto, no se puede usar el argumento de que el gobierno debe abrir el acceso a internet porque la comunidad LGBT lo necesita.

Las reacciones más previsibles son: tenemos que preservar nuestros valores tradicionales, tenemos que preservar internet, no podemos dar tanta libertad porque las personas gays, lesbianas, bisexuales y transgénero estarán cada vez más cerca de tener derechos. Este argumento se utiliza para asustar a las personas de la derecha progresista y para impedir que se instale la democracia en nuestro país. Incluso si se crean leyes sobre violencia doméstica, por ejemplo, una legislación que permita a las mujeres defender sus derechos, se estará permitiendo que emerjan más lesbianas, gays, bisexuales y transgénero. Esto se usa para asustar a la gente, sobre todo a quienes quieren hacerse oir y defender sus derechos. Hay tensión en todas partes.

Las activistas por los derechos de las mujeres temen que la sexualidad se vuelva el chivo expiatorio. Si las mujeres tienen derechos, se volverán promiscuas, no querrán casarse, se rebelarán contra la religión. Estos son los argumentos que utilizan los sectores conservadores para mantener a las mujeres encerradas. También es por ello que algunas organizaciones de mujeres no quieren alinearse con grupos queer o LGBT. Sin embargo, últimamente empezó a haber más solidaridad entre los y las activistas por los derechos de las mujeres, los derechos humanos y los de gays, lesbianas, bisexuales y transgénero. Es un toma y daca.

MCB: Gracias nuevamente por su tiempo y por compartir sus reflexiones.

MHD y KE: De nada.

NM: Gracias por ofrecernos esta oportunidad.

Imagen 1 (arriba) por Kevicha Echols.
Imagen 2 (medio): Captura de pantalla de Bekhsoos.com - Queer Arab Weekly Magazine

AdjuntoTamaño
bekhsoosscreenshot.png117.73 KB
 

Enviar un comentario nuevo

CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
By submitting this form, you accept the Mollom privacy policy.