‘¿Lo sabe tu madre?’ Representación, riesgo y moral en la vida en internet de las mujeres jóvenes en Mumbai

Y puedo charlar contigo, baby / Flirtear un poco, tal vez /

Pero ¿sabe tu madre que saliste? (Abba, 1979)




Los adultos y adultas jóvenes [1] constituyen la tercera parte de los casi 57 millones de personas que alguna vez utilizaron internet en India [2] y también son el segmento de usuarios/as de internet de crecimiento más veloz. Este artículo trata sobre las mujeres jóvenes de clase media de Mumbai, la ciudad con mayor índice de uso de internet de India y sobre las impresiones iniciales de su vida en línea, obtenidas en base a entrevistas y datos de encuestas reunidos para el proyecto de investigación en curso EROTICS India [3].


Explorando la sexualidad en línea


Las características de este grupo demográfico de mujeres son únicas en este país. Para ellas, internet es una de las rutinas diarias (“como lavarse los dientes” [4]) y, en el caso de algunas, linda con la dependencia (“aunque no quiera conectarme, tengo que hacerlo, como si [internet] me llamara”). Nuestra encuesta [5] a mujeres estudiantes de secundaria revela que el uso de los sitios de redes sociales (SNS, por su sigla en inglés) ha superado al correo electrónico y hoy es la actividad más frecuente en línea, seguido por el uso del correo y el chateo. Acceden a internet desde sus hogares, los colegios y cibercafés y a través de PC, laptops y teléfonos móviles en cualquier momento del día (aunque casi la mitad de las encuestadas especificó la “noche” como el momento preferido para dichas actividades).


La sexualidad, las relaciones y la intimidad constituyen aspectos significativos de la vida de las mujeres en internet a través de los SNS y el chateo. Entrar en un SNS es esencial para ser incluida en grupos de pares (“ahora todo el mundo está en Facebook y es un estigma social no estar”), muchas chicas tienen perfiles creados en esos sitios desde los 14 o 15 años. Aunque al principio esos perfiles se utilizan para estar en contacto con amigos/as y familiares y para jugar juegos en línea, las entrevistas revelan que buena parte de lo que atrae a las chicas se basa en dos actividades claves: la presencia de imágenes “picantes” en SNS y el flirteo por chat tanto con hombres que conocen como con extraños.




Tomar el control de la representación en línea


Uno de los placeres más populares del mundo virtual es la posibilidad de representarse a sí misma como alguien “sexy” – una palabra comodín que puede significar tanto “bueno” como “atractivo” o “caliente”. Se trata de mujeres que han llegado a la mayoría de edad en una cultura que privilegia la imagen y cuyos líderes son la globalización y el consumismo, en la que “nunca fue más legítimo (o más apremiante) para las mujeres ser sexies” (Phadke 2005:68). Las fotografías de una misma en varios atuendos y estilos personales crean un léxico de sensualidad y autoexpresión. Por ejemplo:




Me gusta subir fotos mías y los comentarios. Los chicos que quieren flirtear escriben comentarios sobre algunas fotos. ¡La foto más sexy que puse en FB soy yo envuelta en una toalla! Me hicieron 60 comentarios. Mi hermana me sacó la foto y yo la colgué. Ella me alentó diciendo que me veía realmente bien. La saqué una semana después, cuando ya se estaba volviendo demasiado. (Shuchi, 24 años)



Del mismo modo, la función del chateo en los SNS ofrece la posibilidad de conversar en forma anónima y crear versiones de una misma adoptando una serie de conductas en línea, desde la amistad, pasando por el coqueteo casual o la cita hasta el cibersexo.



En los sitios de juegos como Zapak también puedes chatear con quien esté jugando. A veces, aparece una ventana de chat con alguien que pregunta ¿ASL? (edad-sexo-localización)… suelen ser chicos que quieren charlar, que en general no los conoces y eso es lo divertido. No siempre digo la verdad. Si la imagen que se ve es linda, si parece alguien interesante, o genuino, charlo un poco, a veces flirteo. ¡En realidad, muchas veces flirteo! Suelo decir mi edad y sexo verdaderos. Cuando digo que tengo 18 y soy mujer, consigo mucha atención. Pero miento sobre mi localización. Era más divertido todavía cuando tenía 16 porque solía decir “dulces 16” y a la gente le encantaba. Ya hace unos años que chateo. (Punita, 18 años)


Increíblemente, internet parece brindarle la oportunidad de ser agentes a esas usuarias. Desde la perspectiva feminista, las imágenes sexies y el chateo le dan a las mujeres una sensación de movilidad que no siempre existe en el mundo no virtual. Las mujeres están probando los límites de las restricciones que sufren en la vida real. De la misma forma, el chateo permite a las mujeres superar las restricciones familiares y sociales para conocer hombres y encontrar pareja.


Las mujeres pueden circunvalar el espacio público “real” – que es predominantemente peligroso y está lleno de amenazas de acoso sexual, donde se las vigila y tienen que soportar miradas intrusivas y una observación masculina perpleja – y entrar cómodamente en un espacio “público” en línea vestidas como quieran, a la hora que se les antoje (especialmente de noche, momento del día en que las mujeres tienen más restringida su movilidad), presentándose a si mismas como quieran en forma segura. Sin embargo, aquí también hay riesgos y esta es la segunda línea dominante que subyace a las narrativas.




Negociar los daños


El daño en línea es una realidad [6] y las mujeres jóvenes con las que hablamos lo saben, incluyendo: manipulación de fotografías, hackeo de cuentas de correo electrónico y perfiles de SNS, atención no deseada en salas de chateo, pedidos persistentes de amistad de parte de hombres a pesar de ser constantemente ignorados.


Sin embargo, los riesgos que les preocupan son los que ingresan al mundo en línea desde la vida “real”. Si se tiene en cuenta que el honor familiar es un concepto muy valorado para muchas mujeres en India, saber que “tu madre sabe que saliste” puede ser aterrador, dado que en el mundo no virtual, las chicas siguen sujetas a normas sociales relativas a las citas y el sexo pre-matrimonial y se espera que lleguen vírgenes y “buenas” al matrimonio (aunque las definiciones tradicionales de “sexo” y “cita” se desmoronan un poco en el mundo virtual).


El discurso alrededor de los peligros de internet gira en torno de los extranjeros que son depredadores en línea (Bianco y Mareno 2008). Pero ¿qué pasa con las intrusiones y omisiones de las personas conocidas por la mujer, en muchos casos, íntimamente? El miedo emana de la posibilidad de ser traicionadas por miembros de la familia, novios u otras personas que podrían informar sobre sus actividades en línea a miembros de la familia o relaciones sociales; y se trata del miedo al castigo cuando “alguien se entere”: estos parecen generarse por las personas más cercanas.


Si pudiera, pondría mis fotos más sexies. Mi novio no quiere mostrarle esas imágenes a nadie… las tiene todas, pero no quiere que las cuelgue. No le parece decente. Yo cuelgo algunas fotos en las que me veo bien, pero no las que son realmente sexies. Por las dudas de que se entere mi novio. (Unnati, 21 años)




Mi PC anda mal ahora así que tengo que compartir otras laptops, de modo que soy más cuidadosa ahora, porque bada bhaiya (‘hermano mayor’, en referencia a un primo de 28 años que vive con la familia) siempre está mirando y tratando de averiguar lo que hago, para poder quejarse con mis padres. Es una pesadilla. (Punita, 18 años)


De todas formas, las mujeres encuentran maneras de manejar los daños que pueden sufrir por parte de extraños o de personas íntimas. Están acostumbradas a tener dos perfiles digitales – uno para la familia y el otro para los amigos y amigas – como rutina del “manejo de la identidad en línea”, que incluye lidiar con el acoso. Y Unnati manipula astutamente a su novio, que no quiere que ella cuelgue imágenes sexies de sí misma en Facebook: “El no es amigo mío en Facebook. Le dije que mi familia está en Facebook y que no quiero que sepan sobre él, por eso no está”. Conocen los riesgos pero también saben que existen maneras de protegerse:




Yo utilizo los espacios de privacidad que hay en FB o en Orkut. A veces, también bloqueo la imagen de pantalla si es una foto picante. No te hagas amiga de extraños. No digas tu verdadera identidad en los chats, ni siquiera la edad, o la localización, nada. Si sos valiente y no te parece peligroso, todo bien. Yo estoy muy contenta. No me imagino sin esto. La vida sería tan aburrida si no existiera. Sería solo estudio, estudio y estudio. (Unnati, 21 años)




Pero al final, un universo de moralidad sigue templando la agencia que experimentan las mujeres jóvenes a través de estas presentaciones, en un marco en el que predominan ansiedades respecto de la cultura India, junto con fuertes nociones de vergüenza y honor. Las chicas tienen internalizados los límites de lo que implica ser sexy y saben que si los cruzan, el resultado es la estigmatización y la restricción. Las entrevistas están llenas de pruebas de esta realidad. Cuando se considera que las fotos son “demasiado sexies” o cuando el chat es “demasiado fuerte”, se les aconseja cortar la charla y quitar las fotos con la explicación de que “es por tu propio bien”. En definitiva, es esta falta de lógica la que regula lo que hacen las mujeres en línea. 




Política de internet y realidades de vida: la necesidad de acortar la brecha


Al analizar esta investigación a la luz de la política de internet de India surgen algunas preguntas. El enfoque actual de la reglamentación de internet tiende a la aplicación de medidas amplias, vagas e indicativas de un creciente control estatal. Por ejemplo, se alega inquietud por la seguridad nacional o por “el interés de la soberanía de India” para tratar de controlar el acceso a la información que podría considerarse difamatoria, contraria a la decencia y la moralidad públicas, o equivalentes a un desacato a la justicia [7]. Tal información puede ser considerada “ciberterrorismo” aunque no haya un consenso general sobre qué significa exactamente ese término.


Las inquietudes del gobierno también giran en torno de la moralidad sexual y los valores culturales indios. Internet es un medio radicalmente diferente, pero el enfoque político actual tiene reminiscencias del control que se ejercía sobre los viejos medios, con el énfasis puesto en el mantenimiento de ideas específicas de nación, estado y cultura nacional. En los últimos años, algunas leyes notables aprobadas por el gobierno en relación a la regulación de internet fueron: el bloqueo de un sitio de historietas porno llamado Savita Bhabhi [8]; mayor filtro de usuarios/as de cibercafés y más medidas de seguridad dentro de los locales; enmiendas a la ley existente sobre tecnologías de la información (TI) [9] que incluyen específicamente medidas para la ciberseguridad [10]; y, más recientemente, un llamado del Tribunal Supremo de Justicia a prohibir completamente la pornografía en línea [11].


Estas tendencias no reflejan las principales inquietudes del segmento más amplio y de mayor crecimiento de usuarios/as de internet [12]. La mayoría de las mujeres jóvenes entrevistadas no vieron a Savita Bhabhi, no se preocupan por la pornografía y no consideran que constituya un daño en línea. De los hombres y mujeres encuestados, 67% ni siquiera escucharon hablar de la ley de TI. Creen que internet es un espacio libre y un aspecto esencial de ser joven; además, el potencial de “conectividad global” que ofrece es apasionante para casi todos/as los/as encuestados/as. El 92% cree que internet puede tener algunos peligros pero no es un lugar peligroso. También permite que las jóvenes desafíen los valores sociales restrictivos y limitantes en el contexto urbano actual.


Es importante señalar que la política actual de TI carece por completo de un marco de derechos y también que están ausentes las vidas reales, la voz y la agencia de los/as usuarios/as. La seguridad adquiere una connotación altamente específica, relevante solo para la noción del “estado de India” y entra en conflicto con la privacidad personal. No se consideran otras dimensiones posibles de la privacidad, ni el hecho de que puede diferir según la edad, la clase social y el género, y que no necesariamente amenaza la seguridad personal. Finalmente, la ley enmienda de la ley de TI y las directivas políticas para internet parecen un ejercicio que sirve más para reforzar los atropellos morales y los pánicos imaginarios e inminentes, que para reconocer las verdaderas carencias de seguridad que enfrentan las usuarias. Las investigaciones como ésta constituyen un intento de girar la mirada política hacia el exterior, tanto hacia las inquietudes, cuanto hacia las posibilidades apasionantes y esenciales que implica internet para la gente joven.


 


Manjima Bhattacharjya es socióloga radicada en Mumbai. Maya Ganesh es una escritora e investigadora independiente basada en Mumbai, India. Ella trabaja en género, medios y cultura, sexualidad y derechos. Manjima y Maia son las socias en India del proyecto EROTICS de APC.


 






Referencias


Mabel Bianco y Andrea Marino (2008). EROTICS: An Exploratory Research on Sexuality and the Internet: A Policy Review. Asociación para el Progreso de las Comunicaciones – Programa de apoyo a las redes de mujeres (PARM de APC). Acceso desde http://genderit.org el 30 de abril de 2009.


Nishant Shah y Sunil Abraham (2009) Digital Natives with a Cause? A Knowledge Survey and Framework. Serie Knowledge de HIVOS. Visto el 13 de diciembre de 2009 en http://www.cis-india.org/


Internet and Mobile Association of India (2006). Informe IAMAI 2006: Actividades diversas de las mujeres en línea. Visto el 26 de enero de 2010 en  http://www.iamai.in/


Autoridad Reguladora de Telecomunicaciones de India (2009). Indicadores de performance de los servicios de telecomunicaciones de India, abril-junio de 2009.


Autoridad Reguladora de Telecomunicaciones de India, Nueva Delhi. www.trai.gov.in, sitio visitado por última vez el 15 de enero de 2010.


 


Notas finales




[1] Se refiere a personas de entre 18 y 24 años.


[2] De un informe del Market Research Bureau de India y la Asociación de internet y telefonía móvil de India (2008). Esto incluye a las personas que son usuarias activas de internet (que usaron internet al menos una vez por mes antes de la investigación) además de a quienes se pretenden usuarios/as de internet, es decir, que lo han usado al menos una vez. http://www.iamai.in


[3] Durante los últimos seis meses, la investigación EROTICS India se realice con usuarias regulares de internet de la ciudad de Mumbai, que tiene el mayor número de usuarios/as de internet de todo el país – 3,24 millones. Mediante entrevistas en profundidad con un grupo variado de mujeres (con un algo porcentaje de jóvenes de entre 18 y 25 años) y una encuesta con 120 estudiantes mujeres y 30 estudiantes hombres de secundaria (como muestra de control), el estudio analiza qué es lo que hacen las mujeres en internet, cuál es su percepción de los daños que se pueden producir en línea, cómo afecta internet su comunicación y sus derechos sexuales, y cómo se verán afectadas por la regulación de internet. En este artículo, nos centramos en las respuestas de las mujeres de 18 a 25 años de la encuesta y en muestras de entrevistadas que viven en Mumbai, son estudiantes y trabajadoras; usuarias regulares de internet, que pasan al menos dos horas por día en línea; con perfiles principalmente en Orkut y Facebook.


[4] Citas tomadas de las entrevistas realizadas a mujeres jóvenes de Mumbai para este estudio.


[5] Se realizó una investigación de 150 personas jóvenes (120 mujeres y 30 hombres) en Mumbai, predominantemente estudiantes, con ayuda del Departamento de Estudios de Posgrado e Investigación en Ciencias  del Hogar, la Universidad de la Mujer SNDT, Mumbai, y con la conducción de la Dra. Mira Desai. Los/as autores/as desean agradecer al Departamento y al Dr. Desai por su contribución con el estudio. 


[6] Ver http://www.genderit.org para obtener información sobre violencia en línea hacia las mujeres.


[7] Según la sección 66F de la Ley sobre Tecnologías de la Información: “[w]hoever knowingly or intentionally penetrates or accesses a computer resource without authorisation or exceeding authorised access, and by means of such conduct obtains access to information, data or computer database that is restricted for reasons for the security of the State or foreign relations, or any restricted information, data or computer database, with reasons to believe that such information, data or computer database so obtained may be used to cause or is likely to cause injury to the interests of the sovereignty and integrity of India, the security of the State, friendly relations with foreign States, public order, decency or morality, or in relation to contempt of court, defamation or incitement to an offence, or to the advantage of any foreign nation, group of individuals or otherwise, commits the offence of cyber terrorism.” Accesado desde http://www.cis-india.org/advocacy/igov/blog/primer-it-act


[8] Se pueden ver las historietas de Savita Bhabhi en http://www.kirtu.com. Savita Bhabhi es un personaje ficticio que protagoniza una serie de historietas pornográficas. El personaje de Savita Bhabhi (‘bhabhi’ en hindi significa cuñada) es un ama de casa india tradicional cuyas ruidosas relaciones sexuales con una amplia variedad de hombres se expone con detalles gráficos en una serie. El acceso a este sitio fue bloqueado por el gobierno de India en junio de 2009 porque mostraba un modelo de vida matrimonial de una forma nada deseable. Sin embargo, otros sitios de pornografía indios no fueron bloqueados por el gobierno.


[9] La ley de TI y sus enmiendas se presentaron y aprobaron en el Parlamento en diciembre de 2008, y se convirtieron en ley el 5 de febrero de 2009. Hoy se conocen como Ley (Enmienda) de Tecnologías de la Información 2008. El proceso de “notificación” se dio en octubre de 2009. La versión actual incluye detalles sobre: uso de firmas electrónicas y digitales, asuntos de gobernanza electrónica, almacenamiento de registros electrónicos; ciberofensas como: ciberterrorismo, usurpación de personalidad; violación de  privacidad; robo, acoso e inconveniencia de identidad; trasmisión de materials obscenos o sexualmente explícitos (sec 67), incluso material sexualmente explícito relative a niños y niñas (secciones 67B); desencriptación de contenidos e información electrónica – restringidos al Ministerio del Interior del Gobierno de India, Agencias de seguridad y aplicadas por la policía (sec 69); bloqueo de acceso público a información electrónica (Sec 69A) que comprometa la seguridad nacional y la defensa del estado, la relación con otros estados, el orden público u otras ofensas reconocibles; normas pertenecientes al monitoreo y recolección de cibertráfico y datos para predecir, impedir e identificar brechas de ciberseguridad y otras ofensas relativas a la ciberseguridad (sec 69B).


[10] La ley fue aprobada en el Parlamento con ciertas inquietudes en cuanto a que las enmiendas mismas podían llevar a la violación de las libertades civiles en nombre de la seguridad nacional. En particular, la sección 69 le otorga al gobierno central/gobierno de estado el poder de interceptar, monitorear y desencriptar toda información generada, transmitida, recibida, o almacenada en cualquier recurso informático si es necesario o expeditivo hacerlo para defender el interés de la soberanía o la integridad de India, la defensa del país, la seguridad del estado, las relaciones amistosas con estados extranjeros o el orden público, o para impedir la incitación a cometer cualquier ofensa conocida, o para investigar cualquier ofensa.


[11] http://timesofindia.indiatimes.com/india/Urgent-need-to-ban-porn-websites-Chief-Justice-of-India/articleshow/5520211.cms accessed February 1, 2010


[12] Ver asociación móvil y de internet de India (IAMAI, 2006). Informe 2006 de IAMAI: Actividades variadas de las mujeres en línea. Visto el 26 de enero de 2010 en http://www.iamai.in/