Albania, trabajo en pos de una política de TIC centrada en cuestiones de género

“Las TIC suponen un enorme beneficio potencial para las mujeres y las niñas porque multiplican las posibilidades de conseguir empleo, de obtener mejoras salariales y mejorar la calidad de vida, pero como la tecnología no es neutra respecto del género, es importante abogar por estrategias de TIC que ayuden a reducir y manejar su capacidad para generar exclusión económica y social, y reforzar las disparidades sociales existentes”, sostiene la activista de género y TIC Gillian Marcelle*.


El consejo de Marcelle merece ser escuchado en Europa central y oriental, donde la dimensión del género está casi ausente en la mayoría de las políticas TIC nacionales. Lamentablemente, como señala Marcelle, eso no significa que las tecnologías sean neutras en cuanto al género.


El liderazgo de Albania


La estrategia de TIC de Albania es única en la región, y muestra un notorio esfuerzo por incluir las necesidades y puntos de vista de la mujer. La incorporación de temas de género en las TIC forma parte de los esfuerzos de Albania por superar las crecientes disparidades de ingreso, género y ubicación geográfica. “Las tecnologías de la información y la comunicación se consideraban herramientas poderosas que servían para ayudar a superar esas disparidades y apoyar el desarrollo socioeconómico de Albania”, explicó Yevgeny Korneev, un experto en políticas TIC que trabaja para el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) en Albania**.


El análisis de experiencias en todo el mundo muestra que las TIC pueden causar un fuerte impacto en relación al logro de metas específicas de desarrollo económico y social, siempre que se usen de manera adecuada y con un enfoque centrado en las personas. Así, para aprovechar las posibilidades de las TIC, los países tienen que elaborar una visión o estrategia nacional que refleje las necesidades de una multiplicidad de interesados e interesadas, e incluya a los grupos tradicionalmente marginados.


Falta un largo camino antes de incorporar los temas de género


Una estrategia nacional de TIC se puede desarrollar mejor si se hace un proceso consultivo que involucre a un amplio abanico de interesados/as. Y este fue el principio aplicado en Albania, donde entre 2002 y 2003, el PNUD y la Fundación Sociedad Abierta ayudaron al gobierno y a otros interesados e interesadas a nivel nacional e internacional a formular una amplia estrategia nacional de TIC.


El gobierno de Albania lanzó el proceso participativo en la creación de una estrategia de TIC con una conferencia nacional. Luego de la misma, se crearon varios grupos de trabajo conformados por expertos y con la participación de unas pocas mujeres muy conocidas del sector de tecnologías de la información.


Un conjunto de facilitadores y facilitadoras del proceso de diseño de la estrategia, designados por el gobierno, utilizaron los lineamientos del PNUD sobre “mainstreaming de género."*** También analizaron ejemplos específicos de políticas TIC de otros países, sobre todo los nórdicos, donde es más común. Los ejemplos sirvieron de base para garantizar un acceso igualitario y no discriminatorio para todos los interesados y las interesadas que participan en el proceso de desarrollo de una estrategia de TIC. Los y las responsables de la formulación de políticas apuntaron a la inclusión de las personas interesadas desde una perspectiva muy amplia de derechos humanos. Por lo tanto, además de asegurar la representación de la mujer, se invitó a representantes de grupos étnicos minoritarios, ancianos, y grupo de personas con discapacidad a colaborar con el proceso de creación de un marco para las políticas nacionales de TIC.


Siempre que fue posible, los y las responsables de formular políticas también intentaron conseguir una total participación de las organizaciones de la sociedad civil en el proceso consultivo. Los y las responsables de la formulación de políticas TIC llamaron a participar a una organización de mujeres en el análisis, para contar con un enfoque adecuado de las cuestiones de género. La Asociación Albana de Mujeres Profesionales y Empresarias examinó la estrategia nacional de TIC para que tuviera una formulación correcta de las referencias de género e igualdad. También estudió el plan de acción y los indicadores para el monitoreo y la evaluación de una estrategia nacional de TIC.
Si bien el grupo de desarollo de una estrategia nacional de TIC intentó incorporar cuestiones de género, la versión final se refiere a la mujer una sóla vez, en relación al acceso universal.


Las lecciones de la estrategia de desarrollo de TIC aplicada en Albania


La experiencia de Albania puede servir para informar los esfuerzos de otros países por incorporar una perspectiva de género en los procesos de políticas TIC.


Los gobiernos deberían formar grupos de trabajo con participación, en diversos grados, para interesados e interesadas, e incluir expertos en temas de género, además de representantes de los movimientos locales de la mujer, con el fin de elaborar estrategias de TIC sensibles al tema de género. Las ONG de mujeres tendrían que incorporarse lo antes posible. El sentido de la oportunidad y la presencia sostenida de representantes de las mujeres fue un factor clave en Albania, donde las cuestiones de género se habían borroneado al momento de la entrega de un marco estratégico al Consejo de Ministros para su revisión y aprobación final. El hecho de involucrar a los grupos locales de mujeres en todas las etapas puede desembocar en una incorporación más eficiente de los temas de género en las políticas TIC y generar resultados nacionales más tangibles.


La conciencia de género y TIC que tienen las organizaciones regionales y locales de la mujer es bastante limitada, como se señala en el informe de PNUD y UNIFEM titulado “Superar la brecha digital: Informe sobre género y tecnologías de la información y la comunicación en Europa central y oriental, y en la Comunidad de Estados Independientes”. Es necesario capacitar a las organizaciones locales de la mujer, así como a los y las activistas de género, para que puedan participar activamente en el proceso y entender el cambio que implican las TIC en temas claves, como el acceso de las mujeres a los puestos de trabajo y sus oportunidades comerciales, la participación política, o la explotación sexual. Todos los individuos involucrados en el desarrollo y análisis de políticas tienen la responsabilidad de garantizar que las políticas, los programas y las legislaciones oficiales sean equitativos para mujeres y hombres.


Para poder cumplir con esta responsabilidad, las personas que participan en el desarrollo y análisis de políticas deberían tener alguna comprensión de las cuestiones de género. Las capacidades y el conocimiento que se requieren para poder participar de manera eficiente se podrían desarrollar mediante talleres y experiencias profesionales y vitales, o a través de herramientas diseñadas específicamente para ello. Todos los actores de la sociedad civil deberían tener formación en cuestiones de género como parte del proceso de formación de un marco político, sobre todo en áreas como la de TIC, que suele considerarse neutra respecto del género. Tal vez la política de TIC de Albania habría cumplido con su necesidad de inclusión de género si los y las responsables de formular políticas hubieran participado en sesiones de sensibilización al principio del proceso.




* Gillian Marcelle es activista de género y autora del libro “Gender and the Information Revolution in Africa” (El género y la revolución de la información en Africa) (IDRC, 2000).


** Yevgeny Korneev es un experto en políticas TIC que trabaja actualmente en el PNUD Albania. Hace más de ocho años que se desempeña en esta área para el PNUD y otras organizaciones internacionales en Asia central, el sudeste de Europa y Estados Unidos, y se especialza en estrategias nacionales para la sociedad de la información y aplicaciones de e-gobierno.


*** El Marco de género del PNUD apunta a promover las cuestiones de género tanto en los planes de los gobiernos, como en los programas del propio PNUD. Los resultados esperados son: 1) aumento de la capacidad de respuesta de los planes nacionales y locales con miras a reducir las brechas de género; 2) maquinaria nacional disponible para la formulación de políticas y estrategias sobre el progreso de la igualdad de la mujer; y 3) mejora de la comprensión de las cuestiones de género mediante sus vínculos con el marco de los Objetivos de Desarrollo del Milenio.

Traducción: APCNoticias http://www.apc.org/espanol/news/

Añadir nuevo comentario