Amiga, ¡qué hacker!

6 Noviembre 2017

“¡Amiga qué hacker!”, es lo que decimos con mis amigas, cuando, por ejemplo, cambiamos la configuración de privacidad en alguna red social, ingresamos a un baño al que ‘no deberíamos poder ingresar’ o organizamos una editatona. Esta frase es un chiste pero a la vez, una pequeña celebración de que pudimos romper una regla que sentíamos, nos oprimía. Pero en México dirían ¡Que hacker amiga!


[Ser hacker]

Liliana siempre me corrige, es que allá parece que ponen primero los verbos, y es que en latinoamérica compartimos el castellano pero todxs lo usamos distinto, el acento, el orden, las palabras se transforman y es en esta diversidad, que las imágenes que producimos, suenan también distinto, de acuerdo al lugar en el que se emplazan.


[Algunos stickers que hemos hecho en el equipo de advocacy de derechos digitales, son imágenes que discutimos y construimos de manera colectiva]

No se puede controlar lo que sentimos al enfrentarnos a una imagen. Si bien, hay una historia que nos acompaña, nuestros bots internos nos escriben reacciones muy aleatorias. Pero hay algunas imágenes en las que nos encontramos a nosotras mismas, nos causan una simpatía entre lo que sentimos, pensamos y hacemos. Estos encuentros, que son imágenes, nos ayudan a enriquecernos y fortalecernos y respetarnos en nuestra diversidad. Cuando podemos celebrar e inyectarle alegría a todo lo que hacemos, estamos celebrando nuestro amor y nuestra amistad.

La propaganda ciberfeminista

En mi trabajo de diseñadora en ,el desafío en el día a día es levantar imágenes que puedan ayudarnos a darle circulación a las ideas que defendemos, pero,

¿Cómo podemos traer más amigas a pensar y buscar imágenes?.

Aproveché el encuentro ciberfeminista en Ecuador y el cuarto encuentro “Making a feminist internet” de APC en Malasia para realizar dos talleres a los que denominé “taller de propaganda ciberfeminista”. Inmediatamente obtuve comentarios. Me preguntaron que ¿Por qué “propaganda”?, una palabra tan publicitaria, tan vacía y luego ‘ciberfeminista’ ¿acaso el feminismo de Donna Hattaway? ¿Donde quedaban entonces los otros feminismos? Dados estos cuestionamientos, finalmente, lo publicitamos como ‘taller de stickers feministas para Telegram’, dado que todas nuestras comunicaciones están mediadas por distintos servicios de mensajería, y nuestras emociones últimamente se ven reducidas a una serie de ‘emojis’ ¿Cómo podemos fortalecer la poética ciberfeminista?¿Qué imágenes nos faltan?¿Qué es lo que le otorga diversidad a esas imágenes y las hace más nuestras?

Estas inquietudes parten de nosotras, con “Todas tenemos algo, que queremos decirle a una amiga”. La amistad, considero, es nuestra infraestructura más potente si la cuidamos y la cultivamos respetandonuestras diferencias. Darnos tiempo para estar enojadas, darnos espacio para sentirnos completas, separarnos y volvernos a juntar. Es una flexibilidad muy alegre la que nos permitimos, porque sabemos que esas conexiones están hechas porque ya nos hemos pensado, sentido y disfrutado a nosotras mismas. Nuestras amigas constituyen nuestro hogar, nuestro espacio seguro.

Para poder explorar, en nuestras propias historias, para construir imágenes, en Malasia hicimos el ejercicio de

1- “Cosas que queremos decir”
Desde o hacia una amiga o que ella nos ha dicho a nosotras. Es una frase o una serie de emojis, pero las frases se repiten, se resignifican de acuerdo a las distintas situaciones en que las usas.

2- ¿Por qué?
Y en esta pregunta, explota el contexto. ¿Desde donde estamos hablando?¿Hacia quien? ¿Qué es lo que pasaba a nuestro alrededor en ese momento?

3- ¿Cómo lo podemos decir?
Y es en esta última pregunta, que exploramos nuestros sonidos, nuestras imágenes, nuestros sentimientos, nuestro humor y nuestra rebeldía. Construimos nuestras diferencias desde nuestra simpatía. Nos levantamos y nos reconocemos. Lo que nos hace sentido a nosotras, podrían también, conectarnos con una nueva amiga.

Cuidar y defender los espacio donde podemos pasarlo bien, mantenernos frescas, estar permanentemente creando, compartiendo memes, riéndonos, nos otorga lucidez para nuestras luchas. Es un desafío tremendo, pero una vez conseguido, es difícil la vuelta atrás.

Share this
 

Enviar un comentario nuevo

CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
By submitting this form, you accept the Mollom privacy policy.