Redes inalámbricas: no existen terrenos de hombres o de mujeres

En julio de 2005 participé de una capacitación en redes inalámbricas que se desarrolló en el marco de WALC2005, en Mérida, Venezuela, organizada por EsLared y la Universidad de los Andes, con el apoyo de otras organizaciones de América Latina y el financiamiento, entre otros, del ICA (Instituto de Conectividad de las Américas) www.walc2005.ula.ve Asistí becada por el PARM LAC (Programa de apoyo a las redes de mujeres, región América Latina y Caribe, de la Asociación para el Progreso de las Comunicaciones).


Esta capacitación me permitió participar meses más tarde de una experiencia in situ sobre redes inalámbricas itinerantes en Paraguay que se realizón en la localidad Caronai, departamento de Alto Verá - a unos 40 Km de la ciudad de Encarnación. Para esta experiencia se convocó a un grupo de 5 ingenieros pertenecientes a distintas universidades y organizaciones no gubernamentales de America Latina, y yo fui la única mujer en el equipo.


El sistema de redes inalámbricas itinerantes presentado consiste en llevar internet a poblaciones rurales, distantes entre sí, y sin posibilidad de usar otro sistema de redes, ya sea inalámbrica o cableada, por razones geográficas o económicas. Funciona en tiempo no real. Un vehículo va recogiendo y entregando la información solicitada por cada comunidad y la lleva a un lugar donde hay internet en tiempo real para descargar y buscar la información y luego poder devolvérsela a quienes la solicitaron. Esto puede suceder al dia siguiente o en el mismo día - dependiendo de la frecuencia con la que el vehículo pase por cada comunidad.


En los días que estuvimos en Encarnación trabajamos instalando software en las computadoras y montando antenas en los pueblos por donde iba a pasar el vehículo que llevaba la información. Las redes inalámbricas son un poco más simples de instalar por el hecho de no tener tantos cables que poner en la pared, pero son muchos estudios que hay que hacer previamente, los cuales se hacen en la computadora. Entre otras cosas aprendi a armar cables, hacer pruebas de alcance con laptop, instalar antenas y el funcionamiento del software que se usa para este sistema.


El sistema se instaló en 5 localidades, la municipalidad, 3 escuelas rurales y una radio comunitaria. Cada una de ellas tiene un coordinador y algunos instructores. Uno de los ultimos días se hizo una charla para ellos y asistieron todos varones. Cuando instalamos las antenas en las escuelas nos encontramos con mayoría de profesores. La presencia de mujeres es algo raro en esas tareas.


En la parte técnica del proyecto yo era la única mujer. Ya conocía a dos de los miembros con los que había participado el año anterior en la WALC en Venezuela y viajé en el avión desde Argentina hasta Paraguay con uno de ellos, por lo que la adaptación no fue tan difícil. La relación con ellos fue muy buena, se escuchaban mis propuestas y se ponían en práctica, cuando las consideraban apropiadas. Se me confiaron algunas actividades para hacer y si bien observaban, nadie cuestionaba nada. No escuché comentario sobre el hecho de que hubiera una sola mujer en el grupo, ni tampoco escuché comentarios machistas sobre lo que podemos hacer o no las mujeres en el área técnica. Aunque sí me preguntaron cuál era mi especialidad en la cocina, y otras cosas sobre la casa. Se me ocurre que lo hicieron para ver que tan “completa” era como mujer. O sea, sabe hacer actividades en el área técnica, pero ¿qué hay de la casa?


Las mujeres en el área técnica tienen la desventaja de que generalmente no hemos aprendido de pequeñas a hacer agujeros en la pared, clavar clavos, poner cables en la pared y a arreglar la parte eléctrica. Todo se puede aprender sin ningún problema, pero tenemos mucha menos práctica, y por eso ellos no nos tienen mucha confianza a la hora de hacer este tipo de trabajo. También sucede que algunos componentes son pesados y requieren hacer fuerza, que no todas tenemos. Aunque por otro lado, algunos dicen que las mujeres somos más prolijas y organizadas para trabajar y al tener los dedos más pequeños es más sencillo hacer algunos trabajos en espacios más pequeños. También dicen que tenemos más delicadeza para manejarnos con elementos sensibles.


Actualmente estamos trabajando en línea armando una reseña del proyecto con propuestas para que se pueda repetir en otros países en condiciones similares. La idea es seguir trabajando juntos acompañados por el ICA, en este tipo de proyectos. Algunas cosas se harán en línea, otras en algún lugar físico y habrá reuniones cuando sea necesario.


Creo que no existen terrenos de hombres o de mujeres. El mundo es de tod@s y cada uno tiene aptitudes para hacer actividades y desarrollar proyectos que permitan dejar a este mundo mejor de lo que lo encontramos. Es cuestión de ver qué podemos hacer y cómo y seguir con fuerza hacia adelante.

Etiquetas

Región

Related links

Añadir nuevo comentario