Desconfianza en la tecnología: que no conduzca a legislaciones sobre seguridad perjudiciales

Me dio mucha alegría que me convocaran como editora invitada para esta publicación de GenderIT.org acerca de las defensoras de los derechos humanos y las políticas nacionales sobre ciberseguridad. Este es un tema importante y de actualidad para las defensoras, porque está aumentando el uso indebido de la legislación antiterrorista para reprimir la disidencia y así marginar aún más las opiniones de las minorías.



Esta edición de GenderIT.org se pregunta cómo conciben las defensoras el uso que se hace del discurso de la seguridad y el antiterrorismo para reducir el espacio de la libertad de expresión en línea y justificar el uso de tecnologías de control invasivas, y cómo reaccionan ante eso. También procura entender mejor cómo viven las defensoras las formas en que estos abusos se manifiestan y qué medidas de seguridad toman para protegerse a sí mismas durante sus actividad en línea y en sus comunicaciones.



Reconociendo la necesidad de que la sociedad civil sea poderosa y pueda hacerse oír, el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos establece que toda persona tiene el derecho de ejercer su libertad de opinión y expresión, como por ejemplo “buscar, recibir y difundir informaciones e ideas de toda índole, sin consideración de fronteras, ya sea oralmente, por escrito o en forma impresa o artística, o por cualquier otro procedimiento de su elección” (1). Además, el Relator Especial sobre libertad de expresión ha reconocido que internet “se ha convertido en un medio clave por el cual los individuos pueden ejercer su derecho a la libertad de opinión y de expresión” (2).



Los estados pueden restringir este derecho legítimamente (en la medida en que sea preciso) con el fin de proteger la seguridad nacional o el orden público. Sin embargo, a menudo se abusa de esta restricción legítima con el fin de acallar el disenso o silenciar las expresiones marginales. Por ejemplo, la Relatora Especial para las/os defensoras/es de los derechos humanos señaló en su último informe que le han hecho llegar casos de defensoras/es que han sido condenados “por delitos de terrorismo en relación con artículos, entradas en blogs o tuits en los cuales las/os acusadas/os demandaron reformas que favorecían los derechos humanos”. Más allá de esto, y tal como se indaga en las entrevistas que integran esta edición de GenderIT.org, como consecuencia de su actividad en línea las/os defensoras/es se ven enfrentados de modo creciente a situaciones de interferencia tecnológica, como bloqueos de las redes o de internet, al igual que a riesgos físicos (tanto concretos como en forma de amenazas).



Combatir el desaliento resultante de la legislación en seguridad cuando ésta es invasiva y discriminatoria es de particular importancia, debido a la intersección de vulnerabilidades que se da en torno a este tema. El Relator Especial sobre la promoción y protección de los derechos humanos y las libertades fundamentales en la lucha contra el terrorismo, al examinar las medidas antiterroristas desde una perspectiva de género en su informe de 2009, nos recordó que los gobiernos “han usado definiciones vagas y amplias de “terrorismo” para castigar a quienes no se atienen a las funciones tradicionales de cada género y para reprimir los movimientos sociales…” (3).



Sin embargo, aún cuando la seguridad y el antiterrorismo son áreas que requieren de trabajo y análisis urgentes, las mujeres y los grupos marginados tienden a eludir el encare frontal de los temas relativos a la seguridad digital y, en consecuencia, aumentan su propia vulnerabilidad (y la de sus redes) en su trabajo. Hay dos temas que recorren toda esta edición de GenderIT.org: la falta de conocimiento sobre las amenazas existentes y la necesidad de más entrenadoras/es sobre seguridad digital.



Es así que el contenido de esta edición de GenderIT.org destapa muchas de las cuestiones relevantes relativas a las defensoras de derechos humanos y las políticas de seguridad digital.



La integrante de JASS Mesoamérica y escritora de GenderIT.org Daysi Flores escribe dos artículos para esta edición. En su artículo “¿A quien le sirve el silencio? Libertad de expresión y defensoras de los derechos de las mujeres en Costa Rica, Honduras y Guatemala”, Daysi realiza un llamado de atención hacia una serie de recientes legislaciones sancionadas en Costa Rica, Honduras y Guatemala que amenazan el derecho a la libertad de expresión, a la privacidad y a la asociación de parte de la ciudadanía pero en especial de las defensoras de los derechos de las mujeres, en nombre de la lucha contra el espionaje digital y el terrorismo informático.    



El informe de Cordaid “Hacia una política antiterrorista global eficaz e inclusiva: ambientando un diálogo entre las organizaciones de la sociedad civil y las agencias de la ONU” (en inglés) indaga qué pueden hacer las defensoras de derechos humanos para interactuar con los gobiernos y los hacedores de políticas acerca del uso legítimo de las leyes sobre seguridad.



El artículo (en inglés) Daños colaterales de la ciber-guerra en Siria por Jennifer Radloff y Grady Johnson es un escrito de gran relevancia, ya que presenta la amarga verdad acerca de lo lejos que pueden llegar los gobiernos y las empresas privadas en la violación de la libertad de expresión y de la privacidad en línea.



La entrevista a Yara Sallam por Mavic Cabrera-Balleza y la entrevista a la Dra. Layla Yunus por Zooey Schock muestran los desafíos que se les presentan a las defensoras de derechos humanos cuando se involucran en espacios donde tradicionalmente se excluye a las mujeres, y tratan de la necesidad de saber más acerca de los peligros que acechan en línea y de la necesidad de capacitación que tienen las redes de defensoras.



La entrevista a Tara Madden y Wojtek Bogusz de Front Line Defenders, por Margarita Salas completa las entrevistas a defensoras, aportando la perspectiva de una organización dedicada a la protección de defensores/as de derechos humanos, e incluye las necesidades que constatan en su trabajo con éstas/os y qué están haciendo para enfrentarlas.



Por último, esta publicación de GenderIT.org incorpora los resultados preliminares de la primera encuesta internacional sobre amenazas en línea que enfrentan las defensoras de derechos humanos- . Esto es de suma importancia, porque conocer los riesgos y saber cómo los superan nuestras/os coetáneas/os es un apoyo para que las defensoras de derechos humanos sigan adelante con su importante tarea.



El artículo incluido en la presente edición “Defensoras de derechos humanos y seguridad digital: reflexiones con acento latinoamericano” se desprende del análisis realizado por Daysi Flores de los resultados preliminares de la encuesta pero específicamente a la luz de la realidad de América Latina.



El aporte que me deja esta edición de GenderIT.org es la increíble importancia de abandonar nuestros ámbitos de comodidad cuando se trata de seguridad tecnológica y en línea. Al hacerlo, y al colocarnos a nosotras mismas ante el reto de comprender dónde y cómo nuestros derechos corren peligro, seremos capaces de hacer que los gobiernos y las empresas privadas asuman la responsabilidad por la violación de nuestros derechos en nombre de la seguridad, a la vez que nos protegeremos tanto como sea posible.



——fin——-



Este artículo forma parte de la campaña de APC “¡Conecta tus derechos! Los derechos en internet son derechos humanos” financiada por la Agencia Sueca Internacional de Cooperación para el Desarrollo (Sida)



Foto por ithinkx. Usada con permiso bajo licencia Creative Commons 2.0

Footnotes: 

(1) Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, artículo 19, http://www2.ohchr.org/spanish/law/ccpr.htm

(2) Informe del Relator Especial sobre la promoción y la protección del derecho a la libertad de opinión y expresión Frank La Rue, párrafo 20, 16 de mayo 2011, A/HRC/17/27.

(3) Informe del Relator Especial sobre la promoción y la protección de los derechos humanos y las libertades fundamentales en la lucha contra el terrorismo, párrafo 27, 3 de agosto 2009, A/64/211.