México: ¿Alguien se escandaliza por el ACTA en tu país?

¿Hay alguna conmoción acerca de ACTA en tu país? Por lo menos gracias al activismo cibernético sabemos que ACTA existe y sabemos algo de lo que se trata – ¡un viva para wikileaks! Asistí en mayo a una reunión para debatir sobre el futuro de internet en México y el tratado contra la pirateria fue uno de los temas principales (ACTA, conocido por sus siglas en inglés - Anti-Counterfeiting Trade Agreement). A tal punto que la mesa sobre políticas públicas e internet incluyó a tres ponentes en el tema, excluyendo cualquier posibilidad para reflexión seria sobre las posibilidades de internet para la expresión y participación de la ciudadania, la transparencia, el gobierno, etc.


Los ponentes en el evento organizado por ISOC-México si mencionaron la forma en que políticos mexicanos usaron herramientas como Twitter y Facebook para hacer algo de campaña. Notaron que la interactividad de internet parecia asustarles, pues después de la campaña desaparecieron de la vida cibernética. Evidentemente una cosa es emitir tu mensaje a los posibles votantes pero otra cosa muy diferente es tener que escucharlos/las, descubrir que no son ovejitas mansas y que dada la oportunidad te mandarán preguntas, demandas y hasta acusaciones. El representante de e-México si enfatizó que no se trata de “ofrece las máquinas y el público llegará” - quizás el concepto inicial de ese plan digital del gobierno. Ahora aceptan que hay definiciones mucho más profundas que lo que implica “el acceso” del pueblo, algunas de las cuales fueron señaladas claramente por la ponente Clara Luz Álvarez, quien dijo que el acceso físico tiene que ir acompañado por capacidad técnica y contenido relevante – si no es así, el acceso físico tendrá poco significado, relevancia y resultado. (Por cierto ella también comentó que garantizar el acceso sin tomar en consideración una perspectiva de género siempre resultará en la desigualdad – el único comentario que tomó en cuenta la cuestión de género en todo el panel... ¡en todo el día!)


Pero sin dudas el ACTA fue el enfoque central de la mesa sobre políticas públicas e internet y probablemente de forma bastante justificada, ya que los otros acuerdos de comercio firmados en México tienen el peso de tratados. La legislación – incluso la Constitución – tiene que ser cambiada para cumplir con lo que dicta el tratado. Resulta que hay perspectivas muy diferentes entre los “expertos” del panel. Kiyoshi Tsuru no entendía el escándalo de los otros, ya que para el en el ACTA solamente se reitera lo que ya existe en la legislación nacional. Pero León Felipe Sanchez Ambia, especialista en temas de propiedad intelectual advirtió a los legisladores mexicanos “cuidado con el ACTA y cuiden los intereses ciudadanos”. ¡Vaya! ¿Un abogado conocido por defender los derechos de propiedad intelectual advirtiendo que ACTA los favorece demasiado y de manera inapropiada? ¿Qué transformaria a los proveedores de internet en enemigos de sus propios clientes? Esto no me suena a que ACTA reitera legislación local y nada más. Aparentamente, si el ACTA sigue el camino presentado hasta ahora, los proveedores de internet podrian ser considerados responsables y sancionados por la actividad de sus usuarios/as en internet – responsables y sancionados por el contenido que estos/as suban o accesen – obligando a los ISP a invadir a la privacidad de sus clientes para cuidar sus propios pellejos. El representante de Google México se preguntaba si Tsuru y el habrían leído el mismo borrador de ACTA.


De hecho, el propuso firmemente que México no firmara el tratado y ofreció este ejemplo de por qué a Google no le parece correcto lo que ACTA intenta hacer. Dijo: imagina si la compania telefónica fuera responsable por todas las conversaciones que se llevan a cabo por teléfono y fuera sancionada por cualquier actividad ilicita ejecutada por las y los que hacen llamadas. Para poder protegerse, la compañía tendria que escuchar todas las conversaciones, una clara violación de legislación en casi todos los paises del mundo.


Tamez insistió que el ACTA ahogará la creatividad y atacará la libertad de expresión si llegara a aprobarse. ¿Cómo evitar esos ataques si servicios como Youtube o Twitter seran los responsables de todo lo que circula en sus plataformas? Señaló que México es el único país de América Latina que está en la mesa de negociación sobre el ACTA. Recomendó que se conozcan otras experiencias para enfrentar el problema de la pirateria antes de aprobar el ACTA, como por ejemplo la legislación en Chile, y así evitar que se priorice la protección de los derechos de propiedad intelectual por encima del derecho a la privacidad.


Tengo que reconocer que la perspectiva de Tamez trajo un nuevo aliento al debate. ¡Que idea – ni siquiera entrar al ACTA! Vaya, no es del interés del país, mejor ni firmar. Este si que es un concepto radical, dado el record de México hasta ahora en negociaciones de comercio. O firmar solamente si todo el capítulo que tiene que ver con lo digital se suprime, como está recomendando, según Tamez, el parlamento Europeo. Tamez dijo que de hecho al inicio ACTA fue conceptualizado para legislar en productos piratas en su expresión física – cd's - y no en el ámbito digital.


ACTA existe para retomar la cuestión de la piratería pero ¿qué hay de otros tipos de crímenes? Esto me interesa porque si México firma el ACTA, puede afectar a otras leyes o propuestas de legislación que también abordan el tema de cibercrímenes. En México, LaNeta y Modemmujer están trabajando en colaboración con el Programa de Mujeres de la Asociación para el Progreso de las Comunicaciones (PARM de APC) en un proyecto sobre violencia contra las mujeres e internet. El proyecto se llama ODM3: ¡Dominemos la tecnología! para erradicar la violencia hacia las mujeres y lo financia el Fondo ODM3 del gobierno holandés. La investigación producto de este proyecto demuestra que hay pocas opciones para las mujeres que enfrentan violencia ejecutada usando internet o para jóvenes que enfrentan el llamado “ciberacoso”, así como revela que hay capacidad limitada para frenar el aumento de la trata de personas como producto de contactos logrados vía internet.


Yo pregunté qué soluciones legales existen para niñas y mujeres que enfrentan violencia facilitada o realizada a través de las tecnologías de información y comunicación – cuando acosadores pueden saber con exactitud donde vive una mujer usando mapas en google y tener una vista de esa calle, cuando robo de identidad y fraude bancario parecen tener más prioridad que la trata de mujeres, niñas y niños vía internet, cuando la poca información que tenemos es que el aumento en casos de pornografía y trata infantil se vinculan con las facilidades brindadas por internet. Limitar el acceso a servicios como Twitter no eliminará los peligros que internet puede representar y claro que el uso informado y mayor capacitación son claves. Concuerdo con la postura de que los esfuerzos para legislar lo tecnológico frecuentemente pueden tener consecuencias negativas y ahorcar la innovación. La censura no es la respuesta, ni tampoco lo es la invasión de la privacidad. Pero si las leyes existentes no son competentes en este creciente problema, yo pregunto ¿cuál es la solución? Ante tantos expertos esperaba algunas soluciones pero no recibí respuestas.


Texto original en inglés: http://www.apc.org/en/blog/acta-anyone-making-fuss-your-country

Región

Añadir nuevo comentario