Blogs, bloggers y mujeres

Se calcula que existen unos 27 millones de blogs en Internet. Aparece uno a cada segundo y se duplican cada seis meses. Allí prosperan todo tipo de encuentros alentados por el soporte tecnológico. Las mujeres desembarcaron en esos sitios con características propias. Publican blogonovelas o reivindicaciones de género. Para muchas, los blogs son una potentísima herramienta, dicen: les permite expresarse con libertad y sin miedos en un espacio público que hasta ahora no existía.


Desde Santa Fe, Irene Ocampo se había ido interiorizando acerca de la explosión del blogs, sus posibilidades tecnológicas y la forma novedosa de comunicación que inauguraba. Fue así como a mediados de 2004 no dudó en inaugurar el suyo: Café Lang, con la idea de difundir noticias relacionadas con el feminismo y la temática lésbica. El resultado fue tan alentador que, junto con Gabriela De Cicco armaron Mujeres a bordo, el blog de RIMA, la Red Informativa de Mujeres de Argentina. "'El primer blog feminista de Argentina' le pusimos de subtítulo ­dice Ocampo-- para que quedara claro de qué se trataba". Desde entonces, Mujeres a bordo


difunde en forma colectiva, a partir de informantes de distintos puntos del país, noticias políticas, sociales y culturales relacionadas con la mujer, y enlaza con sites afines de Argentina y de otros países.


A principios de este año se calculaba que había alrededor de 27 millones de blogs en Internet. Aparece uno a cada segundo y su volumen se duplica cada medio año, según lo señala el buscador Techorati. Si aún así al lector le resulta vaga la idea, definir un weblog no es tan sencillo. Blog, o su conversión castiza de bitácora, remite a aquellas páginas web personales o grupales, de fácil acceso, en las que cualquiera que maneje con mediana destreza una PC puede dejar sus comentarios, impresiones o sencillamente lo que se le antoje en la Red. En verdad, los blogs existen prácticamente desde que se creó la red, aunque su difusión en Argentina es relativamente reciente. Lo que facilitó su paulatina expansión fue la sencillez de su uso. Hoy, tener un blog es una cuestión


de minutos, sólo hace falta ingresar a cualquier página de bitácoras Blogger, Technorati, Livejournal, Wordpress, Terra- y comenzar a subir textos o imágenes.


Los blogs están ordenados por comunidades de bloggers que se enlazan mutuamente. Existen así comunidades periodísticas, políticas, literarias, tecnológicas, académicas, cinéfilas, melómanas, de género y de otras afinidades menos clasificables. Con el nombre de blogosfera, o la invención menos altisonante y más simpática, en palabras de Daniel Link, de blogolandia, el mundo de las páginas personales se ha convertido en un universo tan vasto que una nota sobre ellas resulta tan laxa como un artículo sobre la televisión, así a secas. En cambio, se puede intentar bucear en la relación de la escritura, particularmente en el hilo que une el registro con las problemáticas de género.


El espacio del blog no sólo es un canal de comunicación en red sino también la oportunidad de participación de mujeres en las tecnologías de la información y la comunicación, como explica Gabriela De Cicco de Mujeres a bordo (MAB): "Queremos con el tiempo ir conformando un grupo de colaboradoras para el blog, un grupo activo que además de subir noticias, pueda subir sus producciones. Somos conscientes de que para muchas mujeres es una herramienta completamente nueva. La idea es ir dándola a conocer y como es una herramienta relativamente fácil de usar, pensamos que allí hay un gancho para que las mujeres ‘temerosas’ de la tecnología se acerquen a ella de una forma lúdica, y creativa". De esa manera, el proyecto trabaja en dos direcciones. Por un lado permite la comunicación y la relación entre activistas e interesadas en temas feministas y de género en el país y Latinoamérica. Por el otro, tanto MAB como las bitácoras personales, son las plataformas desde donde se promueven y ensayan escrituras y otras producciones creativas. En el caso de Irene, su Café Lang recientemente se abrió a las recomendaciones cinematográficas, tanto de estrenos como de clásicos, "con una mirada feminista, claro", acota. En el caso de Gabriela y de su blog personal --Pont des Arts-- creó una blogonovela, La lesbiana argentina, la primera que se dedica a un personaje homosexual. En cualquiera de los casos, estas páginas personales parecen ser una forma inicial de decir para muchas mujeres.


Paula Nail, blogger chilena y activista de CUDS (Coordinadora Universitaria por la Diversidad Sexual) se define como "una mujer que, sin necesidad de adscribir a las identidades sexuales esencialistas y naturalizadas", problematiza y critica dichas identidades, pero asume el epíteto de ‘Tortillera’ para plantear "mi simpatía con la disidencia sexual y el rechazo al encasillamiento y control de los cuerpos y de los placeres". Se inició en la blogosfera a través de una amiga de la Universidad que tenía una bitácora: "Así fue como ­dice-- empezó a surgir la curiosidad de poder también habitar aquel espacio virtual, que por lo demás era bastante fácil de acceder. Me atreví a formar mi propio espacio hace muy poquito tiempo, es decir, desde marzo que empecé a involucrarme en esta comunidad."


Clarisse Chiappini Castilhos y Mariana Pessah publicaron hace poco más de un mes En rebeldía, un blog que se propone luchar "contra un mundo patriarcal, homo-lesbofóbico, racista, clasista y todas las ideologías que nacen y se reproducen debajo de las garras del capital y de su aplastante sistema capitalista", según se presenta, con versiones simultáneas en español y en portugués. Como se explica en el sitio ­o bloga, como lo llama Pessah--, En rebeldía empezó con el grupo de discusión Mujeres Rebeldes, en Porto Alegre, Brasil. "La idea era que las mujeres pudieran leer, comentar, discutir", aclara Pessah al señalar las posibilidades tecnológicas en relación con la expresión de género. "Nos entusiasmamos con la idea de burlar el sistema, encontrar algo gratis y poder cuestionar desde ahí". En paráfrasis con aquella premisa feminista ya clásica, ella entiende que las categorías de lo sexual y de lo íntimo son claramente políticas. De allí su fotoblog Lucha Lesbika, donde exhibe fotografías relacionadas con el activismo lésbico e imágenes disidentes de la feminidad. "Pienso que las posturas políticas tienen que ver con querer romper, quebrar el patriarcado y querer construir una sociedad en la que todas y todos seamos libres", amplía, con optimismo. No obstante, define con precisión los límites de las herramientas del lenguaje para ese fin: "Creo que la escritura, así como la fotografía, son herramientas riquísimas para colaborar con la causa, para transmitir ideas, visibilizar dolores y luchas, pero no creo que la escritura en sí tenga tenga ni género ni sexo".


El blog es la oportunidad perfecta para el ensayo en su sentido más profundo; para los juegos que varían entre la seriedad, la intimidad y el capricho; para el artificio reflexivo, con el aporte del contacto con un grupo limitado de lectores que permite volver sobre lo escrito. "Estoy tratando de soltarme un poco más -comenta al respecto Irene Ocampo- de aprovechar esa libertad que tenés en el blog personal, porque nadie te edita, ni te marca una línea, salvo quienes te dejan comentarios, otros y otras bloggers o simples lectores como una. En ese sentido, a las que nos asumimos como lesbianas, los blogs nos ayudaron a encontrarnos, a leernos y a conocernos más, con la que vive en tu misma ciudad y las que viven en España o Chile o Colombia".


La chilena Paula Nail, por su lado, resalta el vínculo de la escritura con las subjetividades y la puesta en discusión inevitable de lo privado y de lo público que emerge a través del blog: "Las experiencias de los/as sujetos con género se van articulando a través del lenguaje, el cual deja patente las vivencias, aprendizajes, cuestionamientos, en este caso particular, de las mujeres o de los hombres. El blog es una herramienta potentísima para acceder a ese tipo de subjetividades, puesto que tiene una relativa libertad para expresar los sentimientos o el actuar en la vida cotidiana de las personas, mujeres y hombres que


los escriben. Además los blogs tienen un elemento en común, su carácter ‘privado’, pero que, al mismo tiempo, en la medida que son expuestos, (aun bajo seudónimo) se transforman en experiencias que son compartidas en público a través de las comunidades".


Así es posible pensar que el blog revierte los términos de la participación de las mujeres en el espacio de lo público. A través del


blog ellas se expresan libremente fuera del campo exclusivo de las escrituras privadas, el injusto reparto autoral que denunciaban las teóricas feministas de los años setentas. Pero eso no es todo. Mientras genera ese movimiento, el blog rechaza en su estructura de visibilidad cubierta la palabra cerrada y ofrece la oportunidad del ensayo y del intercambio. Las páginas personales y grupales invitan así a negar una tradición que estuvo relegada a la intimidad del registro de la mujer - la escritura de un diario- y ampliarla en un formato mascarado, además de dar a la Red una nueva fisonomía, aquella que enlaza la escritura con la construcción de la subjetividad.


Enlaces:


Mujeres a bordo, blog de RIMA: www.mujeresabordo.blogspot.com


Café Lang: www.cafelang.blogspot.com


Pont des Arts: www.pont_des_arts.blogspot.com


La lesbiana argentina: www.lalesbianaargentina.blogspot.com


En rebeldía: http://enrebeldia.blogspot.com/


Lucha Lésbika: http://www.flickr.com/photos/83523012@N00/


Marcos Zangrandi

Añadir nuevo comentario