LA TEOLOGÍA DE LA TRANSMUTACIÓN

_ventura_profana_2020_assembleia._digital_collage_1.png

Assembléia, Digital collage. Photo by Ventura Profana (2020) for GenderIT.

"Nuestros cuerpos nunca dejaron la cruz, siento los clavos en nuestras manos, la humillación frente a los pueblos, la culpa sobre los hombros y no falta quien quiera fustigar. Todos los días, eligen a Barrabás.  

-- Madre, no los perdonen. Ellos saben lo que hacen."1

En nombre del dios de Israel, nuestra tienda fue destruida; rompieron todas las cuerdas de nuestras tiendas. Fuimos testigos de cada instante, la aceleración y la intensificación de los procesos de destrucción masiva de abundantes manantiales y terrenos de vida en todo el Sur global; golpes, traumatismos, asesinatos y coreografías que son cánones de esclavización, elaborados y aderezados por la blanquitud heteronormativa patriarcal, diabólicamente suprematista, estructurada y equipada religiosamente en un plan-tiempo colonial, tejido y engordado a lo largo de los últimos dos milenios. A pesar de todo, vivimos en todos los años, que también son siglos, sumas de  meses, pedazos de eras y trechos de generaciones. Un tiempo que, según Leda Maria Martins en su libro Performances do tempo espiralar, poéticas do corpo-tela (Performances del tiempo espiralado, poéticas del cuerpo-pantalla), de 2021, es: "ininterrumpido e inconmensurable con el modelo occidental de evolución lineal y progresiva. Un tiempo que no elude la cronología, sino que la subvierte. Un tiempo curvo, reversible, transversal, longevo y simultáneamente inaugural, una sophya y una cronosofía en espiral."2  Sustentadas por tendones entrelazados en todos los tiempos, somos la pared del ojo. El viento que invade y escapa por los portales de las ventanas, independiente del control colonial. Los vendavales no tienen patria. Las patrias son valles de huesos secos. 

Abordamos la vida, bordándola sobre nosotras mismas; no nos falta fe. Y por la fe, a ritmo de milagros, parimos y moldeamos un evangelio del que somos creyentes y confirmadas: el evangelio del fin. Fin de la condena “perpetua” - imaginada y copiada de modo brutal por el cistema capitalista devorador, demoníaca y violentamente impregnado – en nuestras tierras y no sólo en tablas de piedra, sino en las tablas de carne del corazón – con tinta espiritual. Lo que propone, dogmáticamente, el evangelio del fin, con la Teología de la trasmutación como prueba de ese movimiento, es la transfiguración de aquello que se nos entrega como sentencia irrevocable. Si nos dan hediondo olvido, muerte, dolor y desprecio, haremos brotar vides con una intensidad equivalente. Haremos germinar toda la tierra, replantando densos bosques ombrófilos. 

Por lo tanto, el trabajo misionero – como desafío poético, financiero y espiritual - consiste en multiplicar congregaciones donde se practica la libertad y se revitalizan los lazos étnicos y ancestrales,3 dónde se pueda amar y estimular la vida, que está  como el culo, cultivándola como algo poderoso, para tragar y destruir las estructuras de las basílicas, los tronos y los tribunales donde se instalan el racismo, la xenofobia, el capacitismo, la misoginia y la transfobia.

Tomamos como punto de partida el culo, tomándolo como fundamento del Tabernáculo. Quien desculoniza,4 trasciende la cruz. Es decir, la vida está en el culo, reconciliándonos con mundos incontables, sin acusarnos de pecadoras; poniendo en nosotras la palabra de reconciliación. Así, somos embajadoras de parte del culo, como si la vida rogase por nosotras. Les rogamos, pues, de parte del culo, que se reconcilien con la vida.  

Bajamos y subimos pendientes entonando letanías y spirituals de vida y de victoria para no tropezar con los cráneos que escapan de los calvarios, que son todas las calles urbanas. Somos herederas de las imposibilidades. Sin embargo, alimentamos la posibilidad y el compromiso transcestral de gestar, generar y gestionar posibilidades infinitas que son rajaduras, brechas, borrones, fugas, escondites, oasis y fortalezas disímiles de las nociones lógicas, racionales y temporales humanas; de vivir, pensar, disfrutar, hablar, habitar y existir. Elaborando antídotos capaces de frenar y combatir los frentes blanqueadores de envenenamiento y adiestramento, promovidos por el señor - circunscrito en la figura de los fariseos, los coroneles, latifundistas, mineros, explotadores, sojeros, blanqueadores de dinero y militares – y su ímpetu mentiroso, saqueador, destructivo y asesino. Así, a algunas se las designa apóstolas; a otras, profetizas; a otras, evangelistas; y a las integrantes de otro grupo se las designa sacerdotisas y maestras, con el objetivo de preparar a las profanas para el obrar del ministerio, para que se edifique el cuerpo hasta que todas alcancemos la multiplicidad de la fe y el conocimiento del culo, y lleguemos a la madurez alcanzando la medida de la plenitud. 

El ejercicio ininterrumpido de matar al señor es un paso vital para romper con el modo perverso de practicar la teología, desvinculando el legado de Jesús de la imagen y semejanza del hombre blanco cisgénero y liberando esa imagen del estatuto señorial en el que cristalizó y del que, por ende, quedó prisionera mediante el plan litúrgico y onto-epistemológico de dominación defendido y cruzado por la orden católica apostólica romana. Un plan en el que la historiografia del arte eurocéntrica desempeñó un papel culposo por haber forjado engaños y ficciones dramatúrgicamente musicalizadas y encarnadas a través de pinturas, esculturas e instalaciones arquitectónicas que se establecieron en el mundo como verdades universales.

Reiterar, honrar y reconocer las experiencias de transmutación de Jesús (MT 17:1-9, MC 9:2-8 e LC 9:28-36) y destacar que su postura y su pensamiento crítico fueron divergentes del modelo de Estado vigente en Jerusalem durante su vida encarnada, estableciendo un vínculo entre las causas y las circunstancias de su condena jurídica, que continuó con una procesión vejatoria y culminó con un brutal asesinato cuando tenía apenas treinta y tres años de vida, nos permite trazar un paralelismo con los datos que contiene el documento sobre Asesinatos y violencias contra travestis e transexuales brasileñas en 2021, desarrollado por la Associação Nacional de Travestis e Transsexuais (ANTRA). ANTRA es una red brasileña que articula 127 instituciones para el desarrollo de acciones de promoción de la ciudadanía de la población de Travestis y transexuales.5 Los archivos se están organizando hace casi cinco años y, según los datos de la última encuesta (2021), la expectativa promedio de vida de la población trans de Brasil es de 35 años. Además de denunciar la violencia, el informe señala la necesidad de políticas públicas que se enfoquen en reducir el número de homicidios de personas trans, trazando asimismo un perfil de la gente cuyas vidas que se están cobrando. 

ventura-profana-2020-a-branquitude-e-demoniaca-e-o-virus-colonial-.-digital-collage-0-min.png


A branquitude é demoniaca e o vírus colonial . Digital collage by Ventura Profana (2020)

Hay que tener valentía para romper las barreras que impone una sociedad que no fue enseñada a amarnos y a la que esto no le importa y no desea aprender a hacerlo. 

Existe un desinterés heteronormativo de reconocer que es recalcitrante e hipócrita. Además, el enemigo tiene una gran disposición para erradicar cualquier tipo de posibilidad de reunión abundante entre desobedientes – en este caso, desobedecer es armarse y proveer pensamientos e imaginaciones que broten, acojan, produzcan y se alimenten de contradicción. Según Castiel Vitorino Brasileiro,6 en una conversación con Diane Lima para la revista C&AAL, en 2019: “Somos contrarias y contradictorias cuando vivimos algo que al colonizador le resulta imposible.” Se puede decir que la profecía se alimenta de las contradicciones de la historia y, por eso, las profetizas prestan atención a aquello que las limita con el objetivo de comunicar una palabra de existencia a todo lo que existe y teniendo por principal inquietud la precariedad de la vida que se le impone al pueblo cuando se lo vuelve pobre y miserable. Los enemigos de Jesús siguen instalados en tronos de gloria, poder y majestad, mientras a las congregaciones desobedientes se las despedaza a punta de espada. Y esta realidad nos lleva a rever los eventos posteriores a la ejecución de Yeshua y la brutal persecución que sufrieron sus discípulas y compañeras de jornada. En Hechos de los Apóstoles 2:13, la biblia nos revela que “Cuando llegó el día de Pentecostés, estaban todas juntas en un mismo lugar, y de repente vino del cielo un ruido como el de una ráfaga de viento impetuoso que llenó toda la casa donde estaban sentadas. Y a ellas se les aparecieron lenguas como de fuego que, repartiéndose, se posaron sobre cada uno de ellas. Todas fueron llenas del Espíritu Santo y comenzaron a hablar en lenguas, según lo que el espíritu les concedía para hablar.” 

Por lo tanto, el episodio al que se le atribuye el día de nacimiento de la Iglesia cristiana, o sea, una de las principales celebraciones de la fe y el pensamiento pentecostal, es en realidad un evento profundamente marcado por la incorporación.  Por la incorporación, es decir, por el encuentro y la relación con las santas almas benditas – en este caso, el alma de Jesús – en una ocasión en la que estaban reunidas las perseguidas por el poder estatal que gobernaba Jerusalén, eran las peores de todas las naciones: travestis, brujas y trabajadoras sexuales. La práctica colectiva y los encuentros desobedientes de las compañeras de Jesús permitieron el olvido de las lenguas y lenguajes coloniales, mientras recordaban las lenguas maternas de madres y abuelas. Incluso en Atos se muestra la incomprensión del colonizador que, atónito, indagó: “Qué quiere decir esto?” y las registró como locas, o embriagadas. En Isaías 53, el profeta discurre sobre la naturaleza carnal de Jesús y expone la manera en que se la percibiría en la sociedad al decir que “no hay parecer en él, ni hermosura; le veremos, mas sin atractivo para que le deseemos. Sería despreciada y la más desechada entre los hombres; barrera contra dolores, experimentada en quebrantos; y como alguien de quien los hombres esconderían el rostro, sería menospreciada, y no le harían ningún caso”. 

La gran comisión (MT 28:18-20) es el sitio donde se fundamenta la precisión evangelizadora de andar por el mundo, deambular, ir y circular por todos los rincones y caminos, amplificando y fortaleciendo prácticas educativas que permitan liberar al mayor número posible de personas en estado de cautiverio.  

Para realizar esta tarea es imprescindible que estemos afinadas con el intenso flujo de herramientas y nuevas tecnologías en desarrollo. Siempre se necesitó osadía y confianza para navegar por entre las infinitas posibilidades de uso y relación con dichos advenimientos. Además, es importante cuidar y proteger las habilidades metamórficas, compilando mucha malicia para descifrar, decodificar y compartir la información y los mensajes sin permitir que el enemigo aprehenda y asimile los métodos de liberación esculpidos en la práctica evangelizadora. En ese laberinto, todas las tecnologías son lícitas, pero se necesitan calma y sabiduría para su manejo y conducción.  

La "palabra del señor" fue la obra elegida para la factura de la primera impresión de la historia, mediante la invención de la imprenta de tipos móviles de Johannes Gutenberg, en 1455. Desde entonces, ha sido difundida exhaustivamente por el mundo y utilizada como base teórica, junto con Dum diversas – la bula papal emitida el 18 de junio de 1452 por el Papa Nicolau V y dirigida al rey Afonso V de Portugal -, como instrumento de legitimación de genocidios, robo de tierras y bienes, y también para consignar la esclavización perpetua de todos los pueblos y territorios no cristianizados. Mediante una lectura bíblica estratégica se pueden rastrear los pasos, las intenciones y las articulaciones principales, mapeando coreografías sanguinarias y revelando códigos e idiomas que nos permitan dialogar con aquéllas que aún están bajo el yugo espiritual cristiano, drenadas por las acciones pesticidas y agrotóxicas del señor, a partir de un repertorio que ellas comprendan. Hay que hacerlo de manera inmediata y urgente, sobre todo teniendo en cuenta la expansión del fundamentalismo religioso y el extremismo neopentecostal en Brasil y en el mundo entero.  

¿Cómo establecer tecnológicamente alianzas insondables, trazando caminos que confundan a la erudición enemiga y nos permitan disfrutar de nuestras propias abundancias y de nuestra genuina pluralidad? Creemos en una red espiritual que fluye incalculablemente por las tierras heridas de ese planeta y nos concatena aunque estemos geográficamente dispersas. Esa unión pasa por los núcleos y brinda las condiciones físicas, mentales y emocionales necesarias para entrar tan profundamente en el océano de los misterios. El malandraje teológico es un conjunto de maniobras de oxigenación que hacen posibles las respiraciones profundas, distantes de la acción colonial maligna. Es gracias a dicho malandraje que logramos recordar, incluso cuando, desde que nacemos, nos hacen cautivas en las catedrales del olvido. Malandraje teológico es lo que hizo Harriet Tubman al liberar a casi trescientas personas esclavizadas en diecinueve misiones de rescate y liderar una expedición armada durante la guerra civil norteamericana, gracias a la cual se emanciparon otras setecientas vidas. Malandraje teológico es lo que hizo Peter Williams Jr. al cofundar el "Freedom Journal", ampliando su ministerio más allá de los púlpitos y dando la conferencia "Una oración sobre la abolición del comercio de esclavos” el 1 de enero de 1808. Malandraje teológico es lo que hizo Sojourner Truth al ir al tribunal a rescatar a su hijo y vencer una disputa contra un hombre blanco en 1828; lo que hizo Frederick Douglas al escribir "La iglesia y el prejuicio" en 1841; es el toque de los atabaques en las pequeñas congregaciones de la asamblea de dios, dispersas por los interiores y las periferias de Brasil. Malandraje teológico es la memoria ancestral de Caboclas, Boiadeiros, Pretos y Pretas viejas, Erês, Marujos, Pombagiras y Tranca Ruas, y Eshu infinitamente próspero, que permanece amalgamado al ADN de pueblos negros y originarios, incluso bajo el yugo infeliz del dios de abraham, isaac y jacob. Nuestra profanación consiste en vivir siete veces más; olvidar la blanquitud y la cisgeneridad, aunque sean perseguidas y desautorizadas. 

Los movimientos de evasión, dribleo y desvío, adornados por el malandraje teológico en la esfera cristiana adquieren alcurnia de milagros, pero no son sino capoeira y encantaría (encantamiento). Reteté7 y bembé.8

Dado que el cristianismo es uno de los motores fundamentales de funcionamiento cabal de la máquina colonial capitalista, el malandraje teológico como artimaña tecnológica, procedente del evangelio del fin, actúa como una praxis evangélica de sanación y liberación profética a través de una desorientación pentecostal.  Evangelio de sanación y liberación a través de una desorientación pentecostal. Según James H. Cone, en A Black Theology of Liberation (Una teología negra de la liberación), publicado en 1970, “la función de la teología es analizar el significado de la liberación para las personas oprimidas, así pueden saber si su lucha por justicia política, social, económica - e incluimos también la justicia ambiental - está de acuerdo con el evangelio de Jesús. Cualquier mensaje que no se relacione con la liberación de las personas disidentes en una sociedad no es el mensaje de Jesús. Toda teología indiferente al tema de la liberación no es una teología cristiana.” 

Conducir la teología cristiana por las veredas misteriosas de la transmutación es hacer resplandecer sobre Jesús un semblante excepcional, desconforme e incomprensible para la blanquitud, a medida que se van reavivando los recuerdos de su errática conducta. La transmutación es algo inevitable que hace que se pueda prescindir del supuesto milagro de la resurrección. Jesús no resucitó pues, en realidad, transmutó.  “La descomposición es una bendición”, dice Jota Mombaça,9 en THE SINKING SHIP/PROSPERITY (2022). Jesús en nosotros/as, matar la verdad, el camino y la vida que hay en nosotros/as, a pesar de toda la sangre vertida. 

Porque sabemos bien los pensamientos que tenemos sobre nosotros/as mismos/as; pensamientos de paz y no malos, para darnos el final que esperamos, deseos que jamás dejaron de ser tejidos y no se traducen a ninguna lengua colonial. Copiosas historias para nuestra congregación, de la cual somos la cabeza, el cuerpo y la cola, infinitamente maleables. 

Grande es este misterio, lo digo, lo arriesgamos todo por la libertad terrena. 

Un evangelio tal no consiste en una campaña de muerte a Dios, o en una hermenéutica atea, sino en un placentero ejercicio de transición. Se mata al macho para que Deize pueda renacer en nuestros corazones. Deize son los Yabás hablando cerca de nuestro oído. Juntas en la unción, hicimos de la cruz una encrucijada. Nos levantamos del valle de huesos secos. Transformamos llanto en fiesta y nuestros culos en catedrales. Conocemos los misterios de tanto andar con ellos.10 Deize es la Pachamama, principio, medio y fin.

Footnotes

  • 1. Martins, Leda Maria. Performances do tempo espiralar, poéticas do corpo-tela. Editora Cobogó, 2021.
  • 2. (NASCIMENTO, 1979, p. 17) NASCIMENTO, Beatriz. “O conceito de quilombo e a resistência cultural afro-brasileira”. In: NASCIMENTO (org). Sankofa, v. 1. Rio de Janeiro: SEAFRO, 1994, pp. 142-158.
  • 3. JENNY GRANADO A.K.A. KEBRA A.K.A. MALDITA GENITHALIA, Trauma is Digestive for Terremoto Magazine. 2021
  • 4. La misión de ANTRA es: “Identificar, mobilizar, organizar, aproximar, empoderar y formar a Travestis y Transexules de las cinco regiones de Brasil para la construcción de un cuadro político nacional a fin de representar a la población en la búsqueda de la ciudadanía plena y autonomía en derechos.” (Assembléia da ANTRA, Teresina-PI/ Maio 2009).
  • 5. Lima, Diane e Brasileiro, Castiel Vitorino. O TRAUMA É BRASILEIRO, para Contemporary And (C&). 2019. Contemporary And (C&) es una plataforma dinámica para reflejar y conectar ideas y discursos sobre arte visual contemporáneo.
  • 6. Retété es una manifestación física que se practica durante los cultos religiosos, principalmente los de las iglesias neopentecostales de Brasil. El reteté consiste en demostraciones emocionales exageradas que, según quienes lo practican, constituyen “manifestaciones del Espíritu Santo de Dios”.
  • 7. El Bembé congrega diversas expresiones culturales tradicionales del Recôncavo Bahiano y se configura como un importante documento histórico de la trayectoria del pueblo negro, de su resistencia a la esclavitud y de la forma en que inventaron un sentido propio de poder y libertad. Por el hecho de reunir todos esos elementos y por constituir una parte fundamental de la identidad social de la comunidad que detenta ese bien cultural inmaterial, el Bembé demuestra su relevancia nacional como Patrimonio cultural de Brasil.
  • 8. Profana, Ventura. EU NÃO VOU MORRER. 2020
  • 9. Profana, Ventura. Nossos corpos nunca deixaram a cruz. 2017
  • 10. Jota Mombaça es una artista interdisciplinar cuyo trabajo se desarrolla desde la poesía, la teoría crítica, los estudios queer, la interseccionalidad política, la justicia anticolonial y la redistribución de la violencia.