La pornografía llega al celular

MIAMI.- A medida que la industria de la pornografía crece en volumen, los receptores decrecen en tamaño. De la pantalla de cine se pasó a la pantalla del televisor y de allí a la computadora. Ahora la industria está contemplando seriamente colocar materiales con contenido sexual en las pantallas del iPod y del teléfono celular.


Es de presumir que si los jíbaros encontraron placer en el acto de reducir cabezas humanas, los adelantados de la industria pornográfica hayan pensado otro tanto de la posibilidad de reducir escenas de strip-tease o actos de copulación al tamaño de la pantalla de un teléfono celular.


Después de todo, el sexo es, como sabiamente declarara el ex presidente Bill Clinton en su testimonio ante el Gran Jurado, "el área más misteriosa de la vida humana" y si existe un mercado capaz de consumir escenas eróticas entre el Pato Donald y su novia Margarita, no hay por qué descartar que existe uno más amplio aún que encuentra excitante espiar la vida sexual de los demás desde la pantalla de su teléfono móvil.


Los entrepreneurs de este negocio no toman nada de esto en broma: están demasiado ocupados en explorar nuevas avenidas para una industria que el año pasado produjo la friolera de 4300 millones de dólares en ventas y alquileres, 2500 millones de los cuales vinieron de la pornografía on line. Frente a estas cifras, si la posibilidad existe de meter a la chica Playboy en la cabeza de un alfiler y alguien lo encuentra excitante, seguramente alguna empresa se abocará a lograrlo.


Así fue que esta semana, representantes de unas 150 empresas, incluyendo algunas de las corporaciones líderes del rubro, como Vodafone, Playboy Enterprises, Virgin Mobile de Inglaterra, West Management y BCGI, se reunieron durante dos días en Miami en una conferencia organizada por el Mobile Adult Content Congress, para debatir temas relativos a incluir material adulto en los teléfonos celulares.


El principal escollo para acceder al mercado norteamericano es cómo discriminar entre usuarios adultos y los menores de edad. Una vez que el tema del tamizaje quede resuelto, nada impedirá que se avance en dirección de lo que se estima, será un negocio de 400 millones de dólares para fines de la década.


De hecho, la empresa Cingular Wireless, el mayor proveedor de servicios de telefonía celular de los Estados Unidos, ha comenzado a dotar a sus teléfonos de sistemas de filtro y bloqueadores de llamadas que, obviamente, tienen el propósito de facilitar el acceso a contendido adulto en estos aparatos.


Variada vida erótica


Según un estudio de la empresa Juniper Research, los tres servicios fundamentales que podrían ofrecerse a los usuarios de teléfonos celulares son: texto, imágenes y video.


Con esta variedad de servicios, a los que se suma la posibilidad de intercambiar fotografías personales y otros momentos de intimidad, los usuarios pueden disfrutar de una extensa y variada vida erótica con su móvil, al mismo tiempo que atienden sus llamadas comerciales o conversan con mamá.


Tratándose de una de las áreas más exitosas del comercio por Internet, no sorprende que la pornografía haya sido responsable de algunos de los más imaginativos inventos tecnológicos de los últimos años.


Según la definición de Paul Saffo, un analista del Instituto para el Futuro, un think-tank del Silicon Valley, "la pornografía es a los formatos de los nuevos medios lo que el acné es a los adolescentes: es parte del proceso de crecer."


Con escenas pornográficas instaladas en los teléfonos celulares, el próximo paso será, seguramente, llevarlas al reloj. Del sexo móvil al sexo en la muñeca hay, apenas, un paso, y como les gusta decir a los oradores inspiracionales, "el único límite es la imaginación".

Tags

Add new comment